"YO CREO"

“YO CREO”… frase que en incontables ocasiones hemos escuchado de boca de muchos camaradas y simpatizantes. Ese “YO CREO” involucra creer en nuestras ideas, posturas, afirmaciones e ideales. Lamentablemente ese “Yo creo” no pasa más allá de esa acción de creer, cual letanía de un credo religioso que se repite constantemente sin el fuego interno de una verdadera convicción. “Yo creo en esto o en aquello”, manifiestan muchos camaradas, inclusive enumerando una larga lista de creencias respecto al NS.
Lo que la realidad de hoy nos exige no son creencias, sino mas bien CONVICCIONES. Convicción de que hay que actuar, de que hay que “hacer algo”, de que HAY QUE LUCHAR.

El verdadero nacional-socialista nunca debe decir “YO CREO”.
El verdadero nacional-socialista debe gritar “¡YO LUCHO!” POR MI PATRIA, POR MI FAMILIA, POR MI RAZA Y POR MI IDEAL.

NO QUEREMOS MAS “CREYENTES”, LO QUE EL NACIONAL-SOCIALISMO NECESITA SON LUCHADORES, HOMBRES DE ACCIÓN QUE NO SE OCULTEN Y AMILANEN ANTE EL PRIMER ESTRUENDO DEL ATAQUE ENEMIGO.

“Siempre hay personas que destacan como luchadores realmente activos y se espera mas de ellas que de los millones de camaradas nacionales de la población general. A ellos sencillamente no les basta comprometerse con un “¡Yo creo!”. Ellos afirman “¡YO LUCHO!”

ADOLFO HITLER

¡ESTE ES EL ESPIRITU QUE DEBE
ANIMAR A TODO NACIONAL-SOCIALISTA!
Published in: on octubre 14, 2009 at 2:48 pm  Comments (1)  

Breviario Nacional-Socialista, NACIONAL-SOCIALISMO

Una frase del Führer:

“No podéis ser verdaderos nacionalsocialistas sin ser socialistas y vosotros no podéis ser verdaderos socialistas sin ser nacionalistas. Ser nacionalista significa amar a su pueblo más que a los restantes pueblos y cuidar de que sea capaz de sostenerse frente a ellos. Pero para que este pueblo sea capaz de sostenerse frente al resto del mundo debe desear y cuidar de que cada miembro sea sano y que cada uno individualmente y con ello la generalidad, alcance un nivel lo más alto que sea posible. Así en consecuencia, ya soy socialista.
En el otro caso no puedo ser socialista sin poner mi esfuerzo en que mi pueblo sea capaz de protegerse frente a las extralimitaciones de los otros pueblos en la lucha por los fundamentos de la vida, y sin empeñarme por la grandeza de mi pueblo, es decir, sin ser nacionalista. Porque la fuerza e importancia de mi pueblo es la condición previa para el bienestar de cada uno. De esta manera, pues, vosotros sois ambas cosas, nacionalistas y socialistas, o sea, nacionalsocialistas”.

Todo nacional-socialista debe llevar en sí, en forma especialmente desarrollada la obligación por el nacionalismo y por el socialismo. Como nacionalista debe vivir según la palabra del poeta, plasmándola siempre de nuevo mediante la acción: Primero viene mi pueblo, luego todos los otros, primero mi madre patria, después el mundo. El militante del movimiento es el nacionalista elegido. Todo servicio no es fin en sí, todo el entrenamiento físico e ideológico tiene como meta final la creación de hombres que están dispuestos a luchar por la Patria y, de ser necesario, morir por ella. El militante del movimiento es el socialista elegido. Todas las diferencias de rango y clase están borradas para él. Los nacional-socialistas no conocemos situaciones de privilegio en el sentido de la burguesía liberal, sino solamente camaradas.

El nacional-socialista es, en el sentido más noble de la palabra, socialista porque practica la camaradería. Practicar esta camaradería es para él ley sagrada, ley que es obedecida no porque esté escrita sobre el papel sino porque es cosa del corazón y necesidad lógica y natural. A ella están sometidos no solamente los hombres. Sino por supuesto también los conductores, estos en una medida mucho mayor, porque la conducción a fin de cuentas no involucra prerrogativas, sino el deber del ejemplo vivido frente a los hombres. Esta camaradería no debe agotarse en las cosas de la vida diaria y del servicio, sino que debe ver su modelo en el espíritu de camaradería.
Ser verdadero nacionalsocialista es un gran cometido, probablemente el más grande que existe. Ser verdadero nacionalsocialista es el más alto perfeccionamiento de la existencia para todo compatriota y especialmente para el Hombre nacional-socialista. Quizá sea acertada la palabra de que sólo hay un verdadero nacional-socialista: el Führer. Tratar de emularlo debe ser la mayor dicha y el mayor orgullo del Hombre nacional-socialista.

Published in: on octubre 9, 2009 at 1:56 am  Dejar un comentario  

Breviario Nacional-Socialista, EL FÜHRER

La conducción es un don otorgado por nuestro Dios. No se puede aprender, no se puede inculcar por educación y la práctica. El liderazgo se halla profundamente en la esencia de su portador, ¡está en la sangre! .

El verdadero Führer es siempre modesto, no se viste con trajes centelleantes. No hace ostentación ni se vanagloria. Como todo lo grande en el mundo es del todo sencillo y llano, así también el liderazgo carece de superficialidades y oropeles. El que utiliza efectismo externo y presume de Führer (conductor) es siempre un Verführer (seductor), que trata de cubrir su vacuidad con paño de color y joyas fulgurantes.
¡Ay de aquéllos que prendados de lo exterior, se dejan seducir y le siguen!

El verdadero Führer no se sirve de frases tornasoladas, que ascienden como pompas de jabón iridiscentes y estallan al menor soplo de viento. El que ama el tintineo altisonante de las palabras no tiene nada que decir y quiere esconder detrás su ignorancia e incapacidad, tal como el judío esconde detrás del cebo barato e
hipócrita, las trampas de su engaño.

El verdadero Führer es natural y llano. El reconocimiento y la gloria de todo un mundo pueden amontonarse alrededor suyo, pero él sigue siendo fiel a sí mismo. El que embriagado y cegado por la alabanza de la muchedumbre levanta una reja de presunción alrededor suyo y se aísla en fría inaccesibilidad de los seguidores, tampoco él es un Führer, sino un seductor, para quien los seres humanos sólo valen mientras lo llevan sobre sus hombros alto y más alto. Cuando ya no tiene que esperar una gloria mayor les da un puntapié.

¡El verdadero Führer vive como ejemplo! El vivir ejemplarmente es mucho más difícil que el morir como ejemplo en la embriaguez de la victoria de las columnas en asalto. El morir como ejemplo dura sólo un momento, el vivir como ejemplo se extiende por sobre años y decenios y genera eternamente una riqueza única. El verdadero Führer no exige nada de sus seguidores que él no esté en todo momento dispuesto y capacitado para hacer. No ha sido designado por el destino como Führer el que goza con avidez de exquisitos alimentos mientras los hombres buscan vanamente un pedazo de pan; no es un Führer el que se despereza sobre blandos almohadones de plumas mientras sus seguidores tratan vanamente de encontrar un poco de paja para su lecho y tampoco es Führer el que protege sus manos con guantes de piel mientras sus partidarios tienen que sufrir el frío.

El verdadero Führer no sólo vive el ejemplo en el Frente. El que prohibe a sus hombres beber en una taberna dudosa y secretamente visita justamente esta taberna y allí se embriaga, no ha entendido nada del liderazgo. No puede extrañarse cuando detrás de sus espaldas se murmura y protesta, cuando la confianza poco a poco se va desmoronando.
La confianza es el fundamento más potente para que actúen provechosamente, en común, la conducción y los conducidos. Donde no existe, se difunde la “obediencia del cadáver”, se anida el temor ante el castigo y, en último término, los hombres sólo obedecen las órdenes porque temen el castigo.

El verdadero Führer apela siempre a las buenas cualidades de sus seguidores, al sentimiento del honor, a la lealtad, a la fe, al amor por el pueblo y la Patria, a la aptitud para el sacrificio. Él sabe mantener en permanente movimiento estas grandes cualidades y orientarlas hacia los altos fines de la resurrección nacional.
El falso Führer apela a los bajos instintos de los seres humanos, la codicia, el goce, la envidia; hace promesas para mantener a los seguidores mientras lo considera conveniente en interés de su propia vida holgada y la de su cenáculo.

El verdadero Führer se dirige al sentimiento de sus fieles, levanta un puente de corazón a corazón, y millones de corazones laten creyentes por él, inquebrantables en la confianza. El falso Führer se dirige al intelecto frío, calculador y “sutil”. Sólo sobre esta base tiene detrás suyo a la gente, para perderla rápidamente cuando no cumple las esperanzas calculadas por la misma.
El verdadero Führer señala a sus seguidores el camino y la meta, que él sólo merced a su liderazgo otorgado por nuestro Dios es capaz de reconocer. Ve su misión nunca terminada en la conservación y la afirmación de sus seguidores, en el acrecentamiento y la evolución hacia arriba de sus virtudes, la ve en el ideal de preparar a su pueblo la eternidad.

El verdadero Führer está firme cual una roca en el oleaje. Las olas y el viento no le pueden hacer daño.
El verdadero Führer siente muy íntimamente el latido del corazón de sus seguidores y los escucha, sintiéndose uno con ellos.

Ese Führer es Adolf Hitler. Seguirlo ha de constituir la más sagrada obligación y el mayor orgullo de todo nacional-socialista.

H. Sponholz
Published in: on octubre 8, 2009 at 2:24 am  Dejar un comentario  

5 de Septiembre, Masacre del Seguro Obrero

¡Camaradas Nacional-Socialistas!
Hoy 05 de Septiembre de 2009 se cumplen 71 años de la masacre de 60 jóvenes camaradas del Movimiento Nacional-Socialista de Chile en la torre de la Caja del Seguro Obrero, el 05 de Setiembre de 1938. Por una ironía de la historia, este histórico edificio se ha convertido en sede del ministerio de Justicia. Quizás, más que una ironía de la historia, este cambio sea en realidad una advertencia de la sinarquía, la cual, nos quiere dejar en claro, que los crímenes cometidos en contra de nosotros forman parte de la “justicia” que deben aplicar en contra de todos aquellos que intenten reorientar a la patria hacia su origen, e intenten libertarla de los nefastos designios de la Sinagoga de Satanás.

El asesinato físico de nuestros camaradas no fue suficiente, también fue necesario encadenar al espíritu y destruir los ideales. De esta forma ocultaron y tergiversaron los ideales Nacionalistas y Populares que inspiraron a esa heroica generación de chilenos, los cuales iluminados por sus convicciones y por un profundo amor a Chile dieron gustosamente sus vidas por nuestra patria, para liberarla y hacer de ella una gran nación.

En aquel lejano 5 de Septiembre de 1938, nuestros jóvenes camaradas, entre los cuales se contaban estudiantes, obreros y empleados, ocuparon los edificios del Seguro Obrero y la casa central de la Universidad de Chile, no para garantizar la limpieza de las elecciones, como unos oportunistas traidores nos quieren hacer creer, si no, con el único objetivo de acabar de una vez y para siempre con el putrefacto sistema sinárquico, y así iniciar una nueva era de orden, disciplina, justicia y honor. Era que elevaría a Chile –y con su ejemplo al resto de ibero América- a la cúspide de sus potencialidades, en perfecta convergencia con la estrategia ya iniciada y en avance del Nacional-Socialismo europeo, que culminaría con la total y definitiva liberación, tanto de oriente como de occidente, de las garras de las fuerzas la materia, con su consecuente y definitiva aniquilación.

Lamentablemente esta espléndida e histórica oportunidad fue truncada por las fuerzas de la oscuridad que enquistadas en el Ejército de Chile y la clase política, traicionaron e inflingieron un duro golpe al espíritu de la Patria, el cual, hasta el día de hoy aun no se repone.
Fue la orden: ““MATENLOS A TODOS””, emitida por el nefasto presidente de turno Arturo Alessandri Palma, la que sellaría para siempre el futuro de lo mejor de una generación y de una raza, que estuvo a un paso de libertar a Chile.

Para que aquella fatídica orden pudiera ser cumplida, era necesario que los camaradas amotinados en la Universidad de Chile se rindieran. Para lograrlo, las fuerzas de la oscuridad movilizaron al Regimiento Tacna, el cual, haciendo uso de sus baterías de artillería logro que los amotinados se rindieran, al ver estos la imposibilidad de enfrentarse ante armas de tal magnitud y fuerza destructiva. Los camaradas ya rendidos fueron paseados erráticamente con los brazos en alto por las calles del centro de santiago, hasta ser finalmente reunidos con sus camaradas que ocupaban el edificio de la caja del Seguro Obrero, frente al Palacio de la Moneda.

En ese lugar fueron repartidos en los distintos pisos del edificio, en donde fueron posteriormente fusilados y rematados con extraña inquina con sables y pistolas, siendo algunos arrojados por las escaleras para asegurar su muerte.

Esta acción innoble, deshonrosa y vil, fue llevada a cabo por las fuerzas de orden y seguridad de Carabineros de Chile, las cuales, faltando a toda virtud y honor militar, asesinaron a jóvenes chilenos rendidos y desarmados, siendo esta acción criminal y cobarde una macula perenne en el honor de dicha institución y en el espíritu de Chile.

¡Camaradas!
No debemos llorar a nuestros camaradas muertos y mucho menos sentir compasión por su trágico final. Por el contrario, debemos estar orgullosos y dichosos que su espíritu no fue doblegado, que se mantuvieron firmes y dignos hasta el final de sus vidas por su ideal, que no pidieron perdón y que miraron virilmente de frente a quienes cobardemente estaban segando sus vidas pero no su espíritu. Emulando de alguna manera a Don Jose Miguel Carrera, de quien habian tomado su bandera como símbolo de su movimiento.
Debemos estar orgullosos por que tuvieron la dicha de morir heroicamente por la defensa de su patria y de su ideal, el cual les estará eternamente agradecido.

¡Camaradas del Seguro Obrero! ¡Ustedes no están muertos!
¡Ustedes viven entre y dentro de nosotros!

La Patria les agradece su sacrificio y nosotros sus camaradas de hoy, les juramos que nunca serán olvidados, y si es necesario, seguiremos vuestro ejemplo de entrega y sacrificio en pos de nuestro Ideal.

¡Viva el Nacional-Socialismo!

¡Salud y Victoria a Chile!

Published in: on septiembre 5, 2009 at 2:38 am  Comments (3)  

General de Ejército, Don José Miguel Carrera

Hoy, jueves 4 de Septiembre de 2009, se cumplen 188 años del fusilamiento de Don José Miguel Carrera en la plaza de armas de Mendoza. Odiado por las logias masónicas americanas, siguió un camino alternativo para la independencia de Chile, libre de las sombras de la sinarquía. Al igual que William Wallace fue decapitado y desmembrado a modo de advertencia para aquellos que quisieran seguir su ejemplo. Para nosotros es el más grande y olvidado patriota de esta tierra. Ya llegará el día en que haremos justicia en su memoria.

  • Nace en Santiago del Nuevo Extremo el 15 de Octubre de 1785.
  • Su padre -Don Ignacio de la Carrera y Cuevas- lo ingresa al Regimiento Milicias del Reyno de Chile -El Príncipe- en 1791… a la edad de seis años.
  • En 1803 ostenta el grado de teniente.
  • En 1807 es enviado a España a perfeccionar sus estudios militares.
  • En 1808 las tropas de Napoleón marchan por España hacia Portugal… 50 soldados franceses son pasados a cuchillo… la intriga política aumenta… Carlos IV abdica… Napoleón pone a su hermano en el trono español… se inicia la guerra.
  • El 15 de Septiembre de 1808, Carrera es recibido por el General Castaños y es destinado al regimiento Húsares de Farnesio con el grado de teniente.
  • Participa en las campañas de 1808, 1809, y 1810… con mas de 20 combates y batallas.
  • Principales hechos de armas fueron: la ocupación de Mora, retirada de Consuegra, Combate de Yébenes, Combate del río Guadiana, y la gran Batalla de Talavera… es ascendido a Capitán de Húsares y condecorado con la Cruz de Talavera.
  • En la Batalla de Ocaña -en duelo de caballería- recibe un profundo sablazo… en su reposo de herido es nombrado Sargento Mayor de los Húsares de Galicia.
  • Llegan noticias de la Junta de Gobierno en Santiago -en la que participa su padre- el 17 de Abril de 1811 se embarca en la fragata inglesa Standart… rumbo a Chile.
  • A su llegada participa de lleno en la causa de la independencia… se convierte en el primer Comandante en Jefe del Ejército Chileno y asume la primera magistratura el 17 de Noviembre de 1811. Crea La Aurora de Chile, El Instituto Nacional, la Biblioteca Nacional, la Escuela de Granaderos, y la primera Escuadra Nacional.
  • A principios de 1813, desembarcan fuerzas realistas al mando del experimentado brigadier español Don Antonio Pareja. Carrera decide tomar personalmente el mando de las tropas y marcha hacia el sur en pos del enemigo.
  • Carrera combatió contra los realistas en Yerbas Buenas, San Carlos, Talcahuano, y Chillán… en 8 meses participa en diez batallas y combates personalmente.
  • La adversidad y la división -instigada por la masonería- caen sobre la causa patriota…
  • Carrera vence a sus adversarios en la Batalla de Tres Acequias… se produce la derrota de O’Higgins en Rancagua… los chilenos se retiran hacia Mendoza.
  • Carrera junto a sus oficiales y soldados permanece en la retaguardia de la retirada protegiendo a los restos de la patria… el 11 de Octubre de 1814 se enfrenta, y frena, a las fuerzas realistas -en plena montaña- en la Batalla de los Papeles… Carrera es el último en cruzar la cordillera.
  • El Gobernador San Martín -masón y sinárquico- lo encarcela en Mendoza y es enviado a Buenos Aires… Carrera -nunca abandonado por sus fieles escuderos- decide viajar a Estados Unidos en busca de apoyo material para la reconquista de Chile… sale de Buenos Aires a bordo del bergantín Expedición el 9 de Noviembre de 1815… desembarca en Annapolis el 17 de Enero de 1816.
  • En Estados Unidos, Carrera trabaja ardua, e infatigablemente, para levantar una escuadra. Su fama guerrera -en las campañas de Europa- y su apostura física lo convierten en centro de atracción de la sociedad norteamericana. Entabla amistad con altos oficiales navales y con el presidente de la época James Madison. Logra formar una escuadra fuertemente armada… bajo bandera chilena y su mando. La escuadra esta compuesta de la corbeta Clifton, la fragata General Scott, el bergantín Salvaje, el bergantín Regente, y la goleta Dakey… zarpa hacia el Atlántico Sur el 15 de febrero de 1817.
  • Al llegar a Buenos Aires -desconocedor de las intrigas político-masonicas locales- Carrera comete el gran error de aceptar una invitación a cenar -en el palacio- del Gobernador argentino Pueyrredón quien lo hace tomar prisionero… los argentinos usurpan la escuadra. Un oficial argentino facilita su fuga a Montevideo.
  • En Montevideo Carrera recibe la protección y amistad del General portugués Carlos Fererico Lecor. Establece una imprenta… llega terrible noticia… el 8 de Abril de 1818 sus hermanos son asesinados -en Mendoza- por el Gobernador Luzuriaga. Carrera se desahoga en sus escritos.
  • Carrera decide unirse a los caudillos del norte de Buenos Aires y declara la guerra al gobierno central argentino… en Julio de 1819 crea el lema Federación ó Muerte y entabla amistad con el general Francisco Ramírez.
  • El 7 de Octubre de 1819 estalla la guerra contra Buenos Aires. Una división chilena organizada por Carrera participa en la Batalla de Cepeda y derrotan a las fuerzas porteñas. Carrera y sus aliados entran a Buenos Aires. Se crea el sistema federal argentino.
  • El Tratado del Pilar pone bajo el mando de Carrera a 700 chilenos, armas, y pertrechos… se forma el Ejército Restaurador de Chile.
  • El objetivo de Carrera era simple: llegar a Chile. Varios gobernadores argentinos se oponen… se inicia una serie de batallas y combates.
  • El 28 de Junio de 1820 derrota a las fuerzas de Soler en la Batalla de Cañada de la Cruz.
  • El 2 de Agosto es sorprendido por las fuerzas de Dorrego en San Nicolás… se retira hacia el sur y se refugia en las tolderías de los indios de Ranqueles.
  • En Febrero de 1821 inicia su marcha hacia San Luís… vence al Gobernador de Córdoba -General Juan Bautista Bustos- en la Batalla de Chajá.
  • Vence a las fuerzas de San Luis en la Batalla de la Ensenada de las Pulgas… Carrera y sus tropas entran a San Luis… el nombre de Carrera inflama la pampa argentina causando terror y pánico.
  • Se produce la sangrienta batalla -de arma blanca- de Río Cuarto contra las tropas de Mendoza bajo el mando del Coronel Bruno Morón… el Coronel Morón… es pasado a cuchillo. Carrera y sus hombres -victoriosos- entran nuevamente a San Luis.
  • El 21 de Agosto de 1821 con 500 hombres se internó en las sierras de Cuyo. El 31 de Agosto con su caballería agotada -y en inferioridad numérica- atacó a las fuerzas de Mendoza… es derrotado y se retira hacia Jacolí… en la retirada es traicionado por el Comandante cordobés Arias.
  • El 4 de Septiembre de 1821, Carrera enfrenta -junto al Coronel Álvarez y al soldado Monroy- la muerte en la plaza de Mendoza. Enfrenta la muerte con tal altivez y arrojo que asombra y empequeñece a sus enemigos… su fiel camarada en armas… el Coronel José Maria Benavente lo acompaña hasta el final.
  • El odio, el temor, y la envidia de los argentinos hacia Carrera era tal… que su cuerpo fue descuartizado y… hasta hoy existen dudas y controversias sobre el destino de sus restos.
¡Salve José Miguel!

· Don José Miguel Carrera, B. Gonzalez Carrera.
· Brigadier José Miguel Carrera Verdugo, Ejército de Chile.
·
Diario de Viaje a Estados Unidos de America, José Miguel Carrera.
· El voluntario.

Published in: on septiembre 3, 2009 at 9:44 pm  Comments (1)  

Brindis del Huaso NS.

Voy a brindar por mi tierra fecunda y primorosa, por su gente austera, altiva y valerosa.
Brindo por Carrera, Rodríguez, Portales y Prat, quienes nos han heredado nuestra grandeza y libertad.

Brindo por nuestras Fuerzas Armadas y de Orden, por su arrojo, entrega y lealtad, por haber cumplido con su sagrado juramento que nos garantizo la libertad.

Brindo Camaradas, por nuestra patria, nuestra raza y nuestra unidad. Por los grandes anhelos que dan vida a nuestro Ideal y que serán las bases de nuestra futura Comunidad Popular.

¡Viva Chile! ¡En Orden, Disciplina y Unidad!

M.A.N.S.

Published in: on septiembre 2, 2009 at 12:28 am  Dejar un comentario  

Judíos y el tráfico de órganos.

No son nuevas las acusaciones de tráfico de órganos en contra de los judíos. Siempre se ha hablado de mafias hebreas en Europa y América dedicadas a este macabro pero lucrativo negocio. Negocio que solo sionistas son capaces de realizar, en razón a su absoluto desprecio a nosotros los denominados “no judíos” o “gentiles”, a quienes nos han llegado a clasificar de “cerdos” o “animales”. Ese es el mensaje de “amor” y “fraternidad” que nos tiene reservado el “pueblo elegido” de satanás.

Gracias a la información aportada por el periodista sueco Donald Brôstrom, estas “acusaciones” y “sospechas” están siendo confirmadas. Este periodista ha aportado declaraciones de testigos que presenciaron como un joven palestino de 19 años, Bilal Ahmad Ramian, motivado por la frustración y la desesperación por la ocupación de su patria, atacó con piedras a un grupo de soldados israelíes, quienes le respondieron con sus armas automáticas, impactando en el pecho de este joven héroe quien falleció en el acto. En pocos minutos el cuerpo fue retirado por un helicóptero israelí y posteriormente fue entregado a su familia. Al ser revisado el cuerpo la familia pudo constatar inmediatamente que algo estaba mal. En efecto, encontraron un corte suturado que iba desde el rostro del joven hasta el área genital. Se realizo una autopsia al cuerpo y se encontraron con la novedad que varios órganos vitales le habían sido retirados al joven.

Este testimonio fue publicado en el diario sueco “Aftonbladet”, lo que ha causado un gran conflicto entre sionistas y escandinavos.

Con esta información queda claramente establecido que efectivamente los sionistas manejan el mercado negro de órganos. Lo más preocupante es que están utilizando sus fuerzas armadas para proveer y mantener este negocio. Las autoridades sionistas han calificado de “vil tema antisemita” estas acusaciones, como lo manifestó Daniel Seaman, jefe de prensa del gobierno sionista.

Otro caso que se enlaza directamente con esta noticia es la reciente detención en EE.UU. del judeo-americano Levy Ihzak, por participar en el tráfico de órganos humanos. Extraña “coincidencia”.

Como era de esperar, el portavoz de la cancillería de Israel, Yigal Palmor, tuvo el descaro de exigir a Suecia “condenar el articulo”. ¡A tal punto llega el desprecio del sionismo hacia nosotros, que se sienten con el derecho de exterminarnos, vender nuestros órganos, filmar películas pornográficas con bebes y niños, y además pretenden que nos callemos y condenemos las noticias que los desenmascaran!

Ya sabemos lo que nos espera a chilenos y argentinos si permitimos que esta peste sionista nos quite nuestro territorio patagonico. Sufriremos lo mismo que los hombres, mujeres, niños y ancianos del heroico pueblo palestino en la lucha por su libertad.

¡NO PERMITAMOS QUE NOS LLEVEN AL MATADERO MANSAMENTE!

Noticias relacionadas:

Published in: on agosto 21, 2009 at 1:20 am  Dejar un comentario  

Rudolf Hess, Mártir de la Paz.


El 17 de agosto es un día importante para todos los que creemos en la paz constructiva y justa, y en la hermandad entre todos los pueblos de Europa.

El 17 de agosto de 1987 fue asesinado en la prisión de Spandau, y tras 42 años de presidio, Rudolf Hess, es estrangulado por sus carceleros ingleses a la edad de 93 años.

Pero, ¿quién era Rudolf Hess?

Rudolf Hess había nacido el 26 de abril de 1894 en Alejandría (Egipto). Pronto se fue a vivir a Alemania, de donde eran sus padres. Cuando estalla la I Guerra Mundial, en 1914, él tenía 20 años y se alistó voluntario para luchar por su Patria, siendo piloto de combate y participando en numerosos combates aéreos donde demostró su valor y pericia como piloto de guerra. Después de la guerra, en 1920, y con 26 años ingresó en el Partido Nacional-Socialista Obrero Alemán (N.S.D.A.P.) Tres años después, el 9 de noviembre de 1923, participó en el “putsch” de Munich, por lo que fue condenado, junto con Hitler a cuatro años de prisión, condena que fue posteriormente reducida a trece meses en la cárcel de Landsberg, donde colaboró con Hitler en la redacción del “Mein kampf”. Ambos abandonaron la prisión de Landsberg en el año 1924. A comienzos de los años 30 fue nombrado Presidente del Comité Central del NSDAP. Cuando el Partido conquista el Estado democráticamente en 1933, Hess fue nombrado Ministro sin cartera. Fue igualmente secretario particular y lugarteniente de Hitler. Rudolf Hess pronunció numerosos y brillantes discursos en su calidad de uno de los principales líderes del Partido. Pero, si Hess fue el gran mártir del Nacional-Socialismo fue debido a una misión que llevó a cabo y cambió su vida para siempre.

Situémonos en aquel momento histórico. Una vez comenzada la Segunda Guerra Mundial, después de la derrota inglesa en Creta y del victorioso contraataque del Mariscal Erwin Rommel en África del Norte, la situación volvió a empeorar para la URSS, en vigilia de un ataque general de la Wehrmacht. Inglaterra no podía echarle más capotazos al toro alemán para desviarle de su objetivo. Turquía, desoyendo las indicaciones de Londres y Washington, había firmado un pacto de no-agresión con Alemania, mientras Bulgaria, que había participado, con sus tropas, en la ocupación de las dos Macedonias, griega y yugoslava, relevando en tal misión a las tropas alemanas e italianas, Rumania, Eslovaquia, y Finlandia, directamente amenazadas por Moscú, se adherían al Pacto Tripartito. Croacia seguiría más tarde, ya que en abril de 1941, bajo la presidencia del croata Ante Pavelic, se constituyó el Estado croata independiente, que permanecería fiel a su alianza con el III Reich hasta el final de la guerra. Hungría ocupó el Bánato, mientras en Serbia y Eslovenia se establecían gobiernos locales de tipo fascista. Suecia y España habían firmado su neutralidad, lo mismo que Suiza, Portugal e Irlanda, si bien España, más que neutral era “no beligerante” pero favorable al Eje, y en el caso de Irlanda, mantuvo su neutralidad simpatizante con la Alemania NS, resistiendo terribles presiones de todo orden de su poderoso vecino inglés.

No quedaban más cipayos europeos para morir por Inglaterra y, a la larga, por Moscú y Wall Street. Roosevelt no había aún podido vencer la formidable oposición del Senado y del Congreso norteamericanos, reacios a dejarse enredar en una guerra ajena.

En aquel momento, y antes de decidirse a poner en marcha el mecanismo de la “Operación Barbarroja”, adelantándose al esperado ataque de la URSS a Alemania, Hitler quiso hacer una enésima tentativa para llegar a un cese de hostilidades con Inglaterra.

El 10 de mayo de 1941, Rudolf Hess, lugarteniente del Führer y líder del NSDAP, arriesgó su vida para lograr la paz. Pilotando un “Messerschmitt”, logró burlar la vigilancia de las patrullas de la RAF y aterrizó en Escocia. Su propósito era entrevistarse con el duque de Hamilton, antiguo amigo suyo y muy influyente en la Corte. Hess confiaba en que el duque de Hamilton le ayudaría a conseguir una entrevista con Jorge VI y con Churchill para convencerles de que “el Führer no quiere continuar esta guerra insensata” y de que “el verdadero enemigo está en Rusia”. (“Prisioner of Peace”, versión inglesa de “England-Nürnberg-Spandau”, por Frau Ilse Hess)

Hess proponía, nuevamente, una paz-empate, a condición de que se dejaran manos libres a Alemania frente a la URSS. Como garantía de las intenciones del Reich de cumplir lo pactado, el mismo Hess se ofrecía como rehén. No hay que olvidar que, en el momento en que Hess se presentó en Inglatera con su misión de paz, Alemania aparecía como muy probable vencedora. Inglaterra había sido batida en todas partes, en Francia, en Bélgica, en Noruega, en Yugoslavia, en Grecia, en Creta, en Libia, … incluso en los mares. Todos sus cipayos continentales habían sido sucesivamente arrollados, y Roosevelt seguía sin conseguir envolver a Norteamérica en el conflicto, al lado de Albión. En 1941 Alemania era la clara vencedora en todos los frentes. Y en ese momento de superioridad militar evidente, el vencedor tendió la mano al vencido.

Pero Hess no consiguió entrevistarse con el Rey, ni con Churchill, que lo mandó encarcelar mientras estaba viendo una película de “los hermanos Marx”. En vez de considerar, al menos, la posibilidad de detener la matanza entre pueblos europeos y, en caso de desacuerdo, permitirle regresar a su Patria, el gobierno británico trató al mensajero de paz, que fue allí en misión de paz, como un prisionero de guerra corriente y, más tarde, como un criminal de guerra, en la farsa y la parodia pseudojurídica de Nürnberg.

El duque de Hamilton, rompiendo, por fin, un silencio que le fue impuesto durante veinte años, dijo, el 25 de abril de 1962 que “ciertamente, la guerra habría podido terminar en 1940, pero la mejor oportunidad la facilitó el vuelo de Hess, en mayo de 1941”.

A parte de la negativa de aceptar la propuesta de paz del emisario de Hitler, lo que llama la atención en este caso es la manera de proceder de Inglaterra para con un emisario que se presentó voluntariamente. Los mensajeros de paz eran respetados incluso por los pieles rojas. A.J.P. Taylor, un conocido escritor inglés, al que ni con la más calenturienta imaginación puede tildarse de “pro-nazi”, reconoció que el trato dado a Hess constituye una “negra mancha sobre nuestro honor”. El propio Winston Churchill en “Historia de la Segunda Guerra Mundial” (Vol. III) manifestó estar muy contento de “no ser directamente responsable de la manera como se trató a Hess… enviado de paz que vino a estas islas por su propia voluntad”.

Hitler, tal como estaba convenido en caso de fracasar la acción y misión de Hess, hizo publicar un comunicado oficial declarando que su lugarteniente, Rudolf Hess, padecía, desde hacía algún tiempo, una progresiva enfermedad mental. Hitler reconoció tácitamente su participación en la misión de paz de Hess cuando, al dar instrucciones a Wolff para establecer contactos de paz con los angloamericanos, le dijo: “Ya sabe Ud que, en caso de fracasar en su misión, me veré obligado a negarle, como en el caso de Hess”.

Después del final de la guerra, y durante la parodia y farsa jurídica de Nürnberg, Rudolf Hess, que había ido por su propia voluntad a Inglaterra a ofrecer la paz, fue condenado a cadena perpetua por “criminal de guerra”.

Fuentes oficiales inglesas, para cubrirse ante el propio pueblo británico, llegaron a afirmar que la oferta de paz de Hess no podía tomarse en consideración, no sólo por razones políticas, sino sobre todo porque Hess estaba loco. En tal caso no se comprende y es inconcebible que a un loco se le encarcelara y se le mantuviera de por vida en una prisión, y no en un establecimiento psiquiátrico. Y también es inconcebible el trato indigno que se dio a un anciano enfermo, custodiado en la fortaleza de Spandau, metido en una celda exigua, racionándosele el número de pasos que podía dar al cabo del día, que no podía exceder de 1500 pasos diarios, que se contaban con un pasómetro atado a una pierna. Sólo podía recibir una visita al mes, de quince minutos de duración. En cierta ocasión, en la que Frau Ilse Hess consiguió entregar a su marido, subrepticiamente, unas tabletas de chocolate, hubo un diputado laborista inglés que se levantó en la Cámara de los Comunes para interpelar al gobierno por no haber protestado oficialmente por la negligencia de los vigilantes y carceleros de la prisión de Spandau. También se le censuraba la correspondencia, como si creyeran que, desde el interior de su celda estuviera preparando una insurrección “nazi” en cualquier lugar del mundo. Las tropas soviéticas, norteamericanas, francesas e inglesas llevaban la vigilancia en Spandau. Comunismo y democracia aliados para mantener preso a un anciano en la prisión-castillo de Spandau con capacidad para 600 reclusos, y donde se encontraba sólo un anciano, pero un anciano que ha vencido ideológicamente a sus carceleros. El trato dado a Hess fue indigno e inhumano, y sobre este tema se han escrito numerosos libros documentadísimos como el de “Rudolf Hess, el prisionero de Spandau”, escrito por el norteamericano Eugene Bird, que fue uno de sus guardianes, y que es tal vez el mejor de los libros que se ha escrito sobre este tema, lo que invalida cualquier argumentación basada en la ignorancia. Los “altos poderes morales” de este planeta conocían muy bien el maltrato dado a Hess. No podían no saberlo ni alegar ignorancia culpable. Y ninguno pidió, oficialmente, la liberación del llamado “prisionero de la paz”, ni siquiera una mejora en el trato que se le dio. El Obispo de Canterbury y los Papas Juan XXIII y Paulo VI tuvieron tiempo, pese a sus múltiples ocupaciones, para pedir clemencia en pro de terroristas convictos y confesos y hasta les sobró tiempo para “olvidarse” de mandar pésames por la muerte de las víctimas de tales terroristas. En 1953, por ejemplo, ciertas altísimas dignidades católicas, cuya buena fe fue ciertamente abusada por pescadores en aguas turbias, protestaron por la ejecución del agente comunista y chequista Julián Grimau, en España, al que se le reprocharon más de veinte crímenes en las checas, y nada dijeron nunca del caso de Rudolf Hess, que era un caso que clama al cielo, y nunca mejor dicho, como tampoco dijeron nada por la ejecución de Bastien-Thiry, un militante nacionalista francés, que sólo intentó asesinar al General Charles De Gaulle, que había sido acusado de alta traición en julio de 1940 por deserción, y contó con el indecoroso apoyo de la judería internacional para que representase su voluntad como jefe de Estado francés, el “general micrófono” y el resistente radiofónico que resistía “heroicamente” y radiofónicamente desde Londres, donde daba por la BBC las listas de franceses a asesinar (ejecutar decía él) por los “maquis” en la Francia del Mariscal Petain, y el que firmó la sentencia de muerte del poeta y escritor francés Robert Brasillach únicamente por sus ideas, y el campeón del entreguismo después de la guerra, al entregar todas las colonias francesas. La paja y la viga… Y es que la infiltración masónica en ciertas esferas católicas y, más aún, protestantes, no constituye ninguna novedad, y nada tiene de nuevo que ciertos altos consejeros bebían y siguen bebiendo sus informaciones en aguas no demasiado puras. Y por ello, no consideraron útil hacer, siquiera, un pequeño gesto en pro de Hess, pese a habérseles solicitado repetidamente mediante innumerables campañas para la libertad de Hess, campañas apolíticas que no tuvieron más slogan que el de “Libertad para Rudolf Hess”, realizadas por personas de distintas nacionalidades que sólo pedían la libertad de un anciano enfermo que estaba en prisión por haber realizado una oferta de paz durante la guerra, y que sólo pretendían denunciar la hipocresía y el cinismo de un mundo que habla incesantemente de derechos y libertades y que mantenía a un anciano enfermo en prisión. Pero esta vez el vencedor no tendió la mano al vencido. Es humano. Demasiado humano, que diría Nietzsche. Al fin y al cabo, ni Hess ni sus dispersos seguidores podían turbar las serenas digestiones de tan elevadas instancias morales ni poner en peligro la cotización de las acciones del Banco del Espíritu Santo – (No se trata de una broma irreverente. El “Banco di Spirito Santo” pertenece a la realidad, no a la ficción) -, pero los patronos de los señores terroristas sí pueden hacerlo. Es triste, pero real. E igualmente puede decirse de esa ONG que se presenta como la única organización defensora de los “derechos humanos”, Amnistía Internacional, y que nunca, a lo largo de los 42 años que duró el cautiverio de Rudolf Hess, pidió clemencia en este caso. Sí lo hizo para pedir la libertad de Nelson Mandela, que estuvo muchos menos años en prisión en Sudáfrica, y no por ser negro, sino por haber sido el dirigente de una organización terrorista llamada “Congreso Nacional Africano”, autora de atentados, asesinatos, sabotajes, etc, y hoy reconvertida en un respetable partido político igualmente defensor de los “derechos humanos” de ellos.

Finalmente, Rudolf Hess fue asesinado en la prisión de Spandau el 17 de agosto de 1987, estrangulado por sus carceleros ingleses, y la prisión fue derribada. Los papeles y documentos sobre este caso, en poder de los servicios secretos británicos no podrán ser desclasificados hasta dentro de muchos años, cuando este triste caso ya no pueda tener ninguna repercusión importante.

La última campaña pro-libertad de Rudolf Hess se realizó tras conocerse su muerte con el lema “Rudolf Hess ha muerto. Ahora ya es libre”. Desde entonces, sus seguidores de distintas nacionalidades celebran homenajes al mártir de la paz todos los 17 de agosto en Wunsiedel, el pueblo alemán en cuyo cementerio descansa en paz.

Eduardo Núñez.

Published in: on agosto 16, 2009 at 10:23 pm  Dejar un comentario  

Nacional-Socialismo ¿Dictadura o Democracia?

Es muy tentador para nuestros enemigos y detractores, e incluso para nuestros simpatizantes, definir al Nacional-Socialismo como una dictadura o como una especie de democracia. Este liviano juicio se enuncia debido a que desconocen los principios en que se basa nuestra doctrina. Por esto, es muy tentador y poco serio clasificar tan irresponsablemente al Nacional-Socialismo.

Si bien en la doctrina nacional-socialista el poder del Führer o Conductor se asemeja al ejercido por un dictador, por ser ambos poderes personales, originarios, autónomos y autoritarios; no es correcto asimilar al Führer o Conductor a un dictador, debido a que las bases del poder político del Nacional-Socialismo son distintas a las bases del poder político de una dictadura.

La piedra angular en la cual descansa la doctrina nacional-socialista es la Volksgemeinschaft, es decir, el pueblo constituido en comunidad, en donde TODO se adhiere a ella y gira en torno a ella, siendo la Comunidad del Pueblo el centro de todo.

La Comunidad del Pueblo esta formada por el concepto de Pueblo (Volk) y el de Comunidad (Gemeinschaft). Por lo tanto es necesario exponer en qué consisten ambos conceptos para comprender la base de la doctrina nacional-socialista.
1. El Pueblo.
Para el Nacional-Socialismo el concepto de pueblo tiene una significación distinta a la dada por el liberalismo y el marxismo. El Nacional-Socialismo exige como condición previa para la constitución de un pueblo, que esa agrupación este constituida por individuos biológicamente similares, es decir, por individuos pertenecientes a una misma raza o a razas emparentadas entre si. Esta es una condición fundamental para lograr una real y efectiva unidad nacional, ya que individuos dispares biológicamente entre si, y por ende espiritualmente distintos, no pueden conformar un pueblo o una unidad real.

Esta idea fundamental del Nacional-Socialismo descarta de plano al liberalismo y al marxismo, quienes rechazan toda idea basada en la raza y la desigualdad de los hombres, por lo tanto son concepciones antinaturales y decadentes, carentes de todo realismo, es decir utópicas.

2. La Comunidad.
El Nacional-Socialismo establece que un pueblo esta constituido en Comunidad únicamente cuando entre los individuos de un agrupamiento social existe una coordinación, una unión y un afecto que los hace participar e imbuirse de un mismo espíritu del pueblo, debido a que tienen un mismo origen.

En esta Comunidad debe existir una unión y una camaradería similar a la que existe entre los soldados, debe existir un espíritu de cuerpo comunitario, en donde el afecto y el sentido de pertenencia son los pilares fundamentales de la comunidad.

Los individuos que componen esta Comunidad ya no pueden oponer intereses o “derechos” individuales a la Comunidad, debido a que han cesado de ser personalidades individuales, y se han transformado en personalidades de comunidad. De esta manera el Nacional-socialismo descarta el individualismo y el derecho asociado a el. Se impone de esta manera un derecho comunitario, en donde los intereses de la Comunidad del Pueblo están por encima del individuo.

De esta manera se cumple la el concepto:

“El interés de la Comunidad esta sobre el interés individual”.
Siendo la Comunidad del Pueblo la base del poder político del Nacional-Socialismo, esta comunidad debe ser conducida y guiada por un Führer, transformándose esta comunidad en un sequito fiel y leal de su líder y conductor. Por lo tanto, el pueblo no se gobierna a si mismo, sino que es conducido y guiado por el Führer, de esta manera se descarta la democracia.

Si bien el poder de conducción del Führer es autónomo, personal, originario y autoritario, este no debe ser asimilado a un poder dictatorial, ya que el dictador –a diferencia del conductor- es una personalidad individualista, egoísta, ajena y exterior al pueblo, ya que no participa del espíritu de éste y se impone únicamente por la fuerza, ya sea de su voluntad o de las armas, y no por encarnar en el más alto grado el espíritu del pueblo o por tener la más alta conciencia del ordenamiento vital de éste. Por otra parte, en muchos casos las acciones y decisiones del dictador son contrarias al ordenamiento vital del pueblo en comunidad e inspiradas por concepciones netamente mercantilistas, egoístas e individualistas.

Al contrario, el Führer o Conductor, a parte de poseer una intima unión con el pueblo y encarnar en grado máximo el espíritu de este, es el que posee –a parte de sus cualidades morales, don de mando, porte y estilo- la más alta conciencia del ordenamiento vital del pueblo en comunidad. Esta alta conciencia comunitaria, es la que determina su intima unión con el pueblo y la confianza que este deposita en él, y le impide anteponer sus intereses individuales a los de la Comunidad.

Todas las decisiones y acciones del Führer van en directo beneficio de la comunidad o giran y se adhieren a ella. De no ser así cesaría de ser Führer o Conductor y se transformaría en un dictador, y quedaría inhabilitado automáticamente del derecho a ejercer la conducción de la comunidad.

En estricto rigor doctrinario, el Nacional-Socialismo no es una dictadura ni una democracia, el Nacional-Socialismo es una CONDUCCIÓN. El Führer conduce al pueblo, se adelanta a este y le muestra el camino a seguir. Toma todas sus decisiones y ejecuta todas sus acciones en beneficio del pueblo constituido en comunidad. Por esta razón, se concentran en las manos del Führer los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, transformándose el Estado en sus manos en un mero instrumento de la conducción, perdiendo su calidad de ente omnipotente que puede oponerse a la comunidad. Este Estado ya no esta para garantizar únicamente los derechos individuales en contra de la Comunidad, como sucede en un estado liberal, es sólo un instrumento al servicio del pueblo y existe únicamente para garantizar la vida, el desarrollo y la estabilidad de la Comunidad del Pueblo.

De esta forma el Nacional-Socialismo descarta el individualismo y el parlamentarismo por atentar ambos en contra de la conducción y de la integridad de la Comunidad del Pueblo.

¡Nacional-Socialismo! ¡Ni dictadura ni democracia! ¡Conducción!

MANS, ¡Siempre Adelante!
Published in: on julio 15, 2009 at 1:31 am  Comments (3)  

Cleaning our Symbol

The affective and abstract value associated to a symbol, is given by its meaning itself, as well as the attributed connotation of it through out the time. Here, the International Zionism, has developed a “conditioning work” in which, “the swastika” has been always exposed associated to genocide, murders, caricaturized SS officers with psychopathic dashes and every expression of human decadency represented by the prototypic image popularized by the Hollywood Industry.

The only way to revert this conditioning process, technically known as “classic excitant conditioning” in the scope of the experimental analysis, is through a scientific process of conduct modification as efficient as that used by the enemy. First it is necessary to understand its fundaments and the mechanic we are going to follow, if we want that the symbol of the National Socialism finally invoke in a spontaneous way the high values that it represents.

The conditioning process through which the swastika has acquire its negative connotation for the masses, consisted in the association of the symbol to sceneries that incited, in apprehended or innate ways, aversive emotions of fear and horror: darken images of death and human suffering as those fomented by the holocaust forgery, in which the symbol is held by an officer of murderous expression and dashes, while famished children and women die under his insensitive boot, for instance.
Consequently, the symbol become a predictive signal of death and mental insanity and therefore, produces an automatic defensive reaction when it is exposed.
Regarding this well-worked manipulation of the behavior, there is just one way in the scope of the experimental behavior analysis to nullify this fatidic apprehension, and to recover the real value of our symbol: it is called “the counter-conditioning process”.
Before explaining the procedure, it is necessary to make a careful rejection to the alternative of “hiding” the swastika till a new comprehension of it become possible. It has to be studied case by case.
When a symbol has acquired a certain value by its continuous exposure in association to aversive and negative emotions, the non exposure does not dismantle the former apprehension, mostly when this association has been systematically reinforced through the mass media.
Accordingly, the proposed method to make the common people to recover the true sense of the swastika consists in to expose the aversively conditioned stimulation (the swastika associated to genocide and psychological diseases) to a new non-conditioned stimulation, but, this time, desirable. (1)
This process of counter-conditioning pursues to counteract the stimulation previously associated to an aversive context, associating it to a new context, this time desirable, positive and constructive, for example to young men working for their community; or to key words that represents national socialist values universally recognized by the non Jewish people, such as the family, the love to the mother country, the tradition, the honor, the loyalty, the order and the discipline.
The task however is hard, because it is demonstrated that the numbers of expositions to produce the counter-conditioning must be much larger when the symbol has been associate to an aversive context previously. Put it in simple words, it is harder to stop thinking that something that was associated to evil before can be associated to positive values now than vice versa.
This is owed to the human motivational systems have been selected in a way that the tendency of keeping distance from a risk is stronger than that of approaching to an appetitive stimulation.
Comrades, for this reason we have to discard the option of hiding or suppress our symbol from our activities and diffusions, because hiding it without defending it, only produces that the conditioning from the enemy become more and more efficient and irretrievable its original meaning.
The only way to “clean” the swastika is showing it associated to those values that sustain our doctrine. It is time to confront the Zionist strategy and to work for an intelligent, brave and proud propaganda.
We must work to achieve the swastika take a positive place in the mind of our countryman, and we have to do it with determination, perseverance and willingness. To hide the symbol would mean to be accomplice and to be collaborating to de enemy. The same thing if we dirty our cross with unworthy, stupid and immoral actions.

UNITY IN THE COMMAND AND DOCTRINE IS THE SUCCESS’ KEY!

(1) A Stimulation is aversive when it produces as automatic answer the tendency of getting ahead of it or to avoid it. But a stimulation is appetitive when it induces as an automatic answer the tendency of approaching to it and normally it is associated to the evocation of positive emotions.

MANS, always going forth!

Versión en español:
http://manschile.blogspot.com/search/label/PSICO-POLITICA
Published in: on junio 22, 2009 at 11:56 pm  Dejar un comentario