Cleaning our Symbol

The affective and abstract value associated to a symbol, is given by its meaning itself, as well as the attributed connotation of it through out the time. Here, the International Zionism, has developed a “conditioning work” in which, “the swastika” has been always exposed associated to genocide, murders, caricaturized SS officers with psychopathic dashes and every expression of human decadency represented by the prototypic image popularized by the Hollywood Industry.

The only way to revert this conditioning process, technically known as “classic excitant conditioning” in the scope of the experimental analysis, is through a scientific process of conduct modification as efficient as that used by the enemy. First it is necessary to understand its fundaments and the mechanic we are going to follow, if we want that the symbol of the National Socialism finally invoke in a spontaneous way the high values that it represents.

The conditioning process through which the swastika has acquire its negative connotation for the masses, consisted in the association of the symbol to sceneries that incited, in apprehended or innate ways, aversive emotions of fear and horror: darken images of death and human suffering as those fomented by the holocaust forgery, in which the symbol is held by an officer of murderous expression and dashes, while famished children and women die under his insensitive boot, for instance.
Consequently, the symbol become a predictive signal of death and mental insanity and therefore, produces an automatic defensive reaction when it is exposed.
Regarding this well-worked manipulation of the behavior, there is just one way in the scope of the experimental behavior analysis to nullify this fatidic apprehension, and to recover the real value of our symbol: it is called “the counter-conditioning process”.
Before explaining the procedure, it is necessary to make a careful rejection to the alternative of “hiding” the swastika till a new comprehension of it become possible. It has to be studied case by case.
When a symbol has acquired a certain value by its continuous exposure in association to aversive and negative emotions, the non exposure does not dismantle the former apprehension, mostly when this association has been systematically reinforced through the mass media.
Accordingly, the proposed method to make the common people to recover the true sense of the swastika consists in to expose the aversively conditioned stimulation (the swastika associated to genocide and psychological diseases) to a new non-conditioned stimulation, but, this time, desirable. (1)
This process of counter-conditioning pursues to counteract the stimulation previously associated to an aversive context, associating it to a new context, this time desirable, positive and constructive, for example to young men working for their community; or to key words that represents national socialist values universally recognized by the non Jewish people, such as the family, the love to the mother country, the tradition, the honor, the loyalty, the order and the discipline.
The task however is hard, because it is demonstrated that the numbers of expositions to produce the counter-conditioning must be much larger when the symbol has been associate to an aversive context previously. Put it in simple words, it is harder to stop thinking that something that was associated to evil before can be associated to positive values now than vice versa.
This is owed to the human motivational systems have been selected in a way that the tendency of keeping distance from a risk is stronger than that of approaching to an appetitive stimulation.
Comrades, for this reason we have to discard the option of hiding or suppress our symbol from our activities and diffusions, because hiding it without defending it, only produces that the conditioning from the enemy become more and more efficient and irretrievable its original meaning.
The only way to “clean” the swastika is showing it associated to those values that sustain our doctrine. It is time to confront the Zionist strategy and to work for an intelligent, brave and proud propaganda.
We must work to achieve the swastika take a positive place in the mind of our countryman, and we have to do it with determination, perseverance and willingness. To hide the symbol would mean to be accomplice and to be collaborating to de enemy. The same thing if we dirty our cross with unworthy, stupid and immoral actions.

UNITY IN THE COMMAND AND DOCTRINE IS THE SUCCESS’ KEY!

(1) A Stimulation is aversive when it produces as automatic answer the tendency of getting ahead of it or to avoid it. But a stimulation is appetitive when it induces as an automatic answer the tendency of approaching to it and normally it is associated to the evocation of positive emotions.

MANS, always going forth!

Versión en español:
http://manschile.blogspot.com/search/label/PSICO-POLITICA
Published in: on junio 22, 2009 at 11:56 pm  Dejar un comentario  

Limpiando Nuestro Símbolo

El valor conceptual y afectivo asociado a un símbolo está dado tanto por lo que éste es y significa, como por aquello a lo que a lo largo del tiempo se lo ha asociado. En este sentido, el sionismo internacional ha desarrollado un trabajo de condicionamiento en el cual, la svástica, ha sido expuesta innumerables veces asociada a genocidio, a caricaturas de oficiales SS con rasgos psicopáticos, matanzas y a toda forma de decadencia humana representada en la imagen prototípica popularizada por la industria holiwoodense.
La única forma de revertir este procedimiento de condicionamiento, técnicamente conocido dentro del análisis experimental de la conducta como condicionamiento clásico excitatorio, es a través de un procedimiento científico de modificación conductual de igual eficacia que el utilizado por el enemigo. Para esto es necesario primero entender sus fundamentos y luego la mecánica que hemos de seguir, si queremos de una vez por todas que el símbolo del Nacional Socialismo represente y evoque espontáneamente los altos valores que invoca.
El procedimiento de condicionamiento a través del cual la Svástica adquirió el carácter negativo que hoy tiene para la masa, consistió en exponer la imagen de la cruz gamada asociándola a escenarios que gatillaban de forma innata o aprendida emociones aversivas de miedo y horror.
Por ejemplo, tonos oscuros e imágenes de muerte y sufrimiento como aquellas fomentadas con la fabulación del holocausto, en la que el símbolo es sostenido por un oficial con rasgos y mirada asesina, mientras niños y mujeres en estado de inanición mueren bajo su bota insensible. De esta forma el símbolo pasó a ser una señal predictora de muerte y enfermedad mental y como tal evoca una respuesta automática defensiva en quien es expuesto a él.
Frente a este manejo conductual, tan bien maquinado, existe un solo camino científicamente probado dentro del área del análisis conductual aplicado para revertir este aprendizaje fatídico y recuperar el valor real de nuestro símbolo.
Se denomina contracondicionamiento
Previo a explicar el procedimiento que esto involucra es necesario descartar, pero no de plano si no fundadamente, el método según el cual la cruz gamada debe ser “guardada” hasta que una nueva comprensión sea posible.
Una vez que un estímulo ha adquirido un determinado valor por su exposición continua a estímulos afectivos aversivos (i.e., negativos) la no-exposición posterior a dicho estímulo (la svástica) no produce un proceso de extinción de la asociación antes adquirida y menos aún cuando dicha asociación se ha realizado de manera tan masiva, sistemática y continua a través de los medios de comunicación.
En este sentido, el procedimiento propuesto para recuperar en el público lego el verdadero carácter de la cruz gamada consiste en exponer el estímulo condicionado aversivamente (la svástica asociada a genocidio y psicopatía) a un nuevo estímulo incondicionado pero esta vez apetitivo(1).

Este procedimiento de contracondicionamiento, persigue re-condicionar el estímulo previamente asociado a un contexto en este caso aversivo, asociándolo a un nuevo contexto, esta vez apetitivo, positivo y constructivo. Por ejemplo, asociando la svástica a jóvenes trabajando por su comunidad, a palabras que representan valores nacional-socialistas valorados universalmente por el no judío, tales como la familia, la tradición el amor al patria, el honor, la lealtad, el orden y la disciplina.
La tarea sin embargo es ardua pues está demostrado que el número de ensayos requeridos para producir este contracondicionamiento es mucho mayor cuando el estímulo ha sido previamente asociado a un contexto aversivo. Dicho coloquialmente, es más difícil dejar de pensar que algo que antes se asoció con maldad pueda ahora asociarse a valores positivos, que viceversa.
Esto debido a que los sistemas motivacionales humanos han sido seleccionados de manera tal que la tendencia a evitar el peligro es mayor que aquella a aproximarse a lo que resulta apetitivo.
Por esto camaradas, debemos descartar de plano la errada estrategia de ocultar o suprimir nuestro símbolo de nuestra difusión y actividades, ya que al ocultarlo sin defenderlo, solo hemos logrado que el condicionamiento del enemigo se haga cada vez mas eficaz e irreversible.

La única manera de “limpiar la svástica” es exponerla asociándola a los VERDADEROS VALORES E IDEAS que sustentan a nuestra doctrina. Es momento de salir al paso ante la estrategia sionista y trabajar por una propaganda inteligente, valerosa y elevada.
Debemos logar que la svástica se instale positivamente en las mentes de nuestros compatriotas, con decisión, perseverancia y voluntad. Ocultarla es sinónimo de complicidad y colaboracionismo con el enemigo; al igual que ensuciarla con actitudes y acciones indignas, entupidas e inmorales.
¡UNIDAD DE MANDO Y DOCTRINA ES LA CLAVE DEL ÉXITO!
E.B.H.

M.A.N.S.

[1] Un estímulo es aversivo cuando despierta como respuesta automática la tendencia a alejarse de él o a evitarlo. Un estímulo es apetitivo en cambio, cuando gatilla como respuesta automática la tendencia a aproximarse a él y normalmente se asocia a la evocación de emociones positivas.
MANS, ¡Siempre Adelante!
Published in: on abril 3, 2009 at 2:46 am  Dejar un comentario  

Limpiando Nuestro Símbolo

El valor conceptual y afectivo asociado a un símbolo está dado tanto por lo que éste es y significa, como por aquello a lo que a lo largo del tiempo se lo ha asociado.

En este sentido, el sionismo internacional ha desarrollado un trabajo de condicionamiento en el cual, la svástica, ha sido expuesta innumerables veces asociada a genocidio, a caricaturas de oficiales SS con rasgos psicopáticos, matanzas y a toda forma de decadencia humana representada en la imagen prototípica popularizada por la industria holiwoodense.

La única forma de revertir este procedimiento de condicionamiento, técnicamente conocido dentro del análisis experimental de la conducta como condicionamiento clásico excitatorio, es a través de un procedimiento científico de modificación conductual de igual eficacia que el utilizado por el enemigo.

Para esto es necesario primero entender sus fundamentos y luego la mecánica que hemos de seguir si queremos de una vez por todas que el símbolo del Nacional Socialismo represente y evoque espontáneamente los valores heroicos que invoca. El procedimiento de condicionamiento a través del cual la Svástica adquirió el carácter negativo que hoy tiene para la masa, consistió en exponer la imagen de la cruz gamada asociándola a escenarios que gatillaban de forma innata o aprendida emociones aversivas de miedo y horror. Por ejemplo, tonos oscuros e imágenes de muerte y sufrimiento como aquellas fomentadas con la fabulación del holocausto, en la que el símbolo es sostenido por un oficial con rasgos y mirada asesina, mientras niños y mujeres en estado de inanición mueren bajo su bota insensible. De esta forma el símbolo pasó a ser una señal predictora de muerte y enfermedad mental y como tal evoca una respuesta automática defensiva en quien es expuesto a él.

Frente a este manejo conductual, tan bien maquinado, existe un solo camino científicamente probado dentro del área del análisis conductual aplicado para revertir este aprendizaje fatídico y recuperar el valor real de nuestro símbolo. Se denomina contracondicionamiento.

Previo a explicar el procedimiento que esto involucra es necesario descartar, pero no de plano si no fundadamente, el método según el cual la cruz gamada debe ser “guardada” hasta que una nueva comprensión sea posible. Una vez que un estímulo ha adquirido un determinado valor por su exposición continua a estímulos afectivos aversivos (i.e., negativos) la no-exposición posterior a dicho estímulo (la svástica) no produce un proceso de extinción de la asociación antes adquirida y menos aún cuando dicha asociación se ha realizado de manera tan masiva, sistemática y continua a través de los medios de comunicación.

En este sentido, el procedimiento propuesto para recuperar en el público lego el verdadero carácter de la cruz gamada consiste en exponer el estímulo condicionado aversivamente (la svástica asociada a genocidio y psicopatía) a un nuevo estímulo incondicionado pero esta vez apetitivo(1).

Este procedimiento de contracondicionamiento, persigue re-condicionar el estímulo previamente asociado a un contexto en este caso aversivo, asociándolo a un nuevo contexto, esta vez apetitivo, positivo y constructivo. Por ejemplo, asociando la svástica a jóvenes trabajando por su comunidad, a palabras que representan valores nacional-socialistas valoradas universalmente por el no judío, tales como la familia, la tradición el amor al patria, el honor, la lealtad, el orden y la disciplina.

La tarea sin embargo es ardua pues está demostrado que el número de ensayos requeridos para producir este contracondicionamiento es mucho mayor cuando el estímulo ha sido previamente asociado a un contexto aversivo. Dicho coloquialmente, es más difícil dejar de pensar que algo que antes se asoció con maldad pueda ahora asociarse a valores positivos, que viceversa. Esto debido a que los sistemas motivacionales humanos han sido seleccionados de manera tal que la tendencia a evitar el peligro es mayor que aquella a aproximarse a lo que resulta apetitivo.

Por esto camaradas, debemos descartar de plano la errada estrategia de ocultar o suprimir nuestro símbolo de nuestra difusión y actividades, ya que al ocultarlo sin defenderlo, solo hemos logrado que el condicionamiento del enemigo se haga cada vez mas eficaz e irreversible. La única manera de “limpiar la svástica” es exponerla asociándola a los VERDADEROS VALORES E IDEAS que sustentan a nuestra doctrina.

Es momento de salir al paso ante la estrategia sionista y trabajar por una propaganda inteligente, valerosa y elevada. Debemos logar que la svástica se instale positivamente en las mentes de nuestros compatriotas, con decisión, perseverancia y voluntad. Ocultarla es sinónimo de complicidad y colaboracionismo con el enemigo; al igual que ensuciarla con actitudes y acciones indignas, entupidas e inmorales.

¡UNIDAD DE MANDO Y DOCTRINA ES LA CLAVE DEL ÉXITO!


[1] Un estímulo es aversivo cuando despierta como respuesta automática la tendencia a alejarse de él o a evitarlo. Un estímulo es apetitivo en cambio, cuando gatilla como respuesta automática la tendencia a aproximarse a él y normalmente se asocia a la evocación de emociones positivas.

Published in: on diciembre 11, 2007 at 12:59 pm  Dejar un comentario  

Guerra Sicológica

Por muchos fueron conocidas en los años 80´ las operaciones de Guerra Sicológica realizadas por la entonces llamada CNI, para generar un estado generalizado de temor e incertidumbre en la población ante el fantasma de la amenaza subversiva marxista de aquella época. Esta era una forma de mantener permanentemente sometida a la población bajo el miedo, para controlarla mejor y para justificar la existencia del gobierno. Una de esas “operaciones” consistieron en volar torres de alta tensión, asalto de bancos y en algunas ocasiones la instalación de bombas en los mismos. Con esto no quiero decir que los grupos subversivos como el MIR o el MAPU no realizaran atentados o acciones criminales, sino que, cuando esos grupos entraban en “sueño”, era la inteligencia del gobierno la que encargaba de “despertar” al enemigo mediante estas acciones para mantener viva la “amenaza marxista-leninista”.

Si para el gobierno militar de Pinochet el “mal” y la “amenaza” estaba constituida por la izquierda y suS organizaciones criminales extremistas, para los gobiernos “Democráticos” de la Concertación el “mal” o la “amenaza” lo constituye hoy el mal llamado Neonazismo.

Una gran parte de los chilenos creíamos que estas sucias prácticas llamadas “operaciones sicológicas” eran parte del pasado, pero, lamentablemente para todos, estas prácticas se mantienen aun vivas al interior de los organismos de inteligencia del gobierno “democrático”. De esta manera, los que en un pasado no lejano se consideraban víctimas de la represión ideológica, pasaron, en plena democracia, a ser represores ideológicos y aplican hoy los mismos métodos y estrategias de los que fueron víctimas.

Al igual que la extinta C.N.I. (Central Nacional de inteligencia), el actual servicio de inteligencia del gobierno, la A.N.I., (Agencia Nacional de Inteligencia), aplica los mismos y cuestionados métodos de Guerra Sicológica del gobierno militar, con la diferencia que el “mal” no lo constituye la izquierda y sus grupos terroristas, sino que el “mal” y la “amenaza” de hoy lo constituye el Nacional-Socialismo o Nazismo.

Esto es fácil de comprobar al analizar la actitud del gobierno frente a los crímenes cometidos por miembros de organizaciones de izquierda como los punk, sharps o red skins. No persiguen o investigan a estas organizaciones cuando cometen crímenes o realizan actos delictivos. Solamente los punks ya llevan tres víctimas fatales a su haber y ni el gobierno, la prensa o los organismos de seguridad rasgan vestiduras por la existencia de estos grupos.

Tampoco sacan a relucir la “inspiración Ideológica” de los vándalos izquierdistas que destruyen los bienes públicos o privados y que sí actúan concientemente inspirados por ideologías disolventes, antipatrióticas y niveladoras. La autoridad desvía la atención calificando a estos grupos como “delincuentes” o “lumpen”, en vez de acusarlos de actuar inspirados por la ideología comunista o socialista.

Por otra parte, ha quedado claramente al descubierto la Operación de Guerra Sicológica que a nivel nacional realizaron miembros de Investigaciones de Chile, en coordinación con la A.N.I., para la cual necesitaron adquirir –con dinero de todos los chilenos- gran cantidad de casacas militares de vuelo, insignias y parches alusivos al nazismo, con los cuales se disfrazaron de neonazis y haciendo uso de sus armas de servicio y vehículos fiscales, realizaron acciones de amedrentamiento y hostigamiento, en todo el país, a los alumnos en movilización, a punks, sharps y homosexuales, para que lógicamente esas acciones fueran atribuidas a los nazis. Por su parte algunos medios de desinformación –actuando en concordancia con estos organismos- se prestaron para publicar espectaculares y jugosos titulares, que solo buscaron y lograron generar un artificial ambiente de temor en la población, la cual, ya sugestionada, aborrecerá y condenara al Nacional-Socialismo.

El mejor ejemplo de esto lo constituyó la operación sicológica realizada por Megavisión y los organismos de seguridad (A.N.I. e Investigaciones de Chile), en donde aparecen dos supuestos neonazis ataviaos de vistosas chaquetas militares de vuelo, pasamontañas, pantalones de mimetismo, un arma 9 mm y una serie de parches o insignias nazis. Pasemos a analizar punto por punto este burdo show psicológico de la Sinarquía:

1. Las chaquetas usadas por estos supuestos neonazis son nuevas, lo que demuestra su reciente adquisición.

2. Las insignias utilizadas por uno de ellos también son nuevas y curiosamente no están cosidas como, teniendo solamente unas puntadas. Siendo los mas burdo, que estas insignias estaban ridículamente concentradas en el sector del pecho de este individuo corresponde (en vez de estar colocadas en brazos, espalda y antebrazos), para que lógicamente fueran claramente filmadas por las cámaras de megavisión.

3. Los argumentos esgrimidos por este supuesto neonazi son los argumentos del sistema, y no tienen ninguna relación con los fundamentos de los verdaderos nacional-socialistas. Este personaje argumento lo que el sistema quiere que la gente escuche: odio, revancha, estupidez e incoherencia.

4. El lenguaje utilizado y las inflexiones de la voz, corresponden al personal entrenado por investigaciones o carabineros, al igual que el manejo del armamento y las posturas corporales adoptadas.

5. Estos supuestos neonazis no tenían ninguna idea de cómo se realiza el saludo hitlerista, es decir la forma de estirar el brazo y la mano, la altura del saludo y otras formas nacional-socialistas.

6. Por ultimo, un neonazi por muy entupido que sea, jamás aparecería armado y usando un pasamontañas, ya que sabría que una aparición pública como esta, solo lograría hacerle un gran daño al Nacional-Socialismo.

Usted se preguntara:

¿Para qué se busca enlodar la imagen del Nacional-Socialismo?

La respuesta es sencilla y a la vez compleja para el ciudadano común que ignora las claves necesarias para comprender el enfrentamiento entre las fuerzas de la materia representadas por la Sinarquía el Pueblo Elegido y las fuerzas de la Tradición, el Orden, la Disciplina, el Honor y el Espíritu, representadas por el Nacional-Socialismo. Las razones por las que la Sinarquía del Pueblo Elegido busca destruir la imagen del Nacional-Socialismo las podemos resumir en los siguientes puntos:

1. El Nacional-Socialismo ha sido la única doctrina moderna que se ha opuesto a las ambiciones de dominio mundial del Sionismo Internacional. Es la única doctrina que ha denunciado sus planes de destrucción y esclavitud, y por esta razón se ha convertido en el enemigo número uno de la Sinarquía del Pueblo Elegido. La cual se opone a que los hombres despierten del engaño y el control.

2. El Nacional-Socialismo es una doctrina espiritual que representa el último bastión de los principios de Orden, Honor, Tradición, Disciplina, Libertad y Patriotismo, en oposición a los principios, doctrinas y filosofías disolventes de la decadencia, que representadas por el Caos, la Decadencia, la Esclavitud (espiritual y material), la Inmoralidad y la exaltación de todo lo bajo y rastrero, encuentran su corolario en la Democracia, el Marxismo, el Socialismo Fabiano, el Anarquismo, el Internacionalismo, el Capitalismo, la Sociedad de Consumo, el Interés del dinero, la Homosexualidad y la Tolerancia.

3. Esta lucha enfrenta a dos fuerzas irreconciliables que históricamente se han enfrentado desde el principio de los tiempos, en una lucha sin tregua ni cuartel por la liberación del espíritu del hombre de las cadenas de la materia y de las doctrinas destructoras (ya mencionadas) propiciadas por el judaísmo Internacional, que solo busca esclavizar y pervertir a la humanidad para que esta se convierta en su rebaño, para lograr de esta forma destruir toda oposición estratégica y cumplir con su misión, bíblica e histórica, de gobernar y someter a toda la humanidad, según lo prometido por su Dios.

Por lo tanto, de la oposición estratégica histórica sostenida por el Nacional-Socialismo ante las fuerzas de la decadencia y la materia, se comprende la irracional respuesta de la Sinarquía del Pueblo Elegido ante cualquier avance o renacimiento de este. La mentira, la extorsión, el engaño y el asesinato, son armas que la Sinarquía del Pueblo Elegido no dudara en emplear para desprestigiar, silenciar y destruir no sólo al Nacional-Socialismo, sino que a todo movimiento nacional sano que se oponga a sus objetivos. Por esta razón las operaciones de Guerra Sicológica son solo uno de los métodos utilizados por la sinarquía para influenciar emocionalmente a las masas y a los dirigentes de estas, mediante argumentos, falsas informaciones y acciones que minen su moral u orienten su opinión. Su finalidad es conseguir que la actitud y conducta del adversario -en este caso de la opinión pública- favorezca el logro de los objetivos fijados, el cual en este caso, es el desprestigio del Movimiento Nacional-Socialista. De esta manera la opinión publica es confundida, engañada, manipulada y alineada tras los fines y objetivos de la Sinarquía del Pueblo Elegido.

Piensa, Despierta y Libérate.

SIEG! HEIL! ¡SIEMPRE ADELANTE!

Published in: on noviembre 23, 2007 at 1:44 pm  Comments (1)