Nacional-Socialismo ¿Dictadura o Democracia?

Es muy tentador para nuestros enemigos y detractores, e incluso para nuestros simpatizantes, definir al Nacional-Socialismo como una dictadura o como una especie de democracia. Este liviano juicio se enuncia debido a que desconocen los principios en que se basa nuestra doctrina. Por esto, es muy tentador y poco serio clasificar tan irresponsablemente al Nacional-Socialismo.

Si bien en la doctrina nacional-socialista el poder del Führer o Conductor se asemeja al ejercido por un dictador, por ser ambos poderes personales, originarios, autónomos y autoritarios; no es correcto asimilar al Führer o Conductor a un dictador, debido a que las bases del poder político del Nacional-Socialismo son distintas a las bases del poder político de una dictadura.

La piedra angular en la cual descansa la doctrina nacional-socialista es la Volksgemeinschaft, es decir, el pueblo constituido en comunidad, en donde TODO se adhiere a ella y gira en torno a ella, siendo la Comunidad del Pueblo el centro de todo.

La Comunidad del Pueblo esta formada por el concepto de Pueblo (Volk) y el de Comunidad (Gemeinschaft). Por lo tanto es necesario exponer en qué consisten ambos conceptos para comprender la base de la doctrina nacional-socialista.
1. El Pueblo.
Para el Nacional-Socialismo el concepto de pueblo tiene una significación distinta a la dada por el liberalismo y el marxismo. El Nacional-Socialismo exige como condición previa para la constitución de un pueblo, que esa agrupación este constituida por individuos biológicamente similares, es decir, por individuos pertenecientes a una misma raza o a razas emparentadas entre si. Esta es una condición fundamental para lograr una real y efectiva unidad nacional, ya que individuos dispares biológicamente entre si, y por ende espiritualmente distintos, no pueden conformar un pueblo o una unidad real.

Esta idea fundamental del Nacional-Socialismo descarta de plano al liberalismo y al marxismo, quienes rechazan toda idea basada en la raza y la desigualdad de los hombres, por lo tanto son concepciones antinaturales y decadentes, carentes de todo realismo, es decir utópicas.

2. La Comunidad.
El Nacional-Socialismo establece que un pueblo esta constituido en Comunidad únicamente cuando entre los individuos de un agrupamiento social existe una coordinación, una unión y un afecto que los hace participar e imbuirse de un mismo espíritu del pueblo, debido a que tienen un mismo origen.

En esta Comunidad debe existir una unión y una camaradería similar a la que existe entre los soldados, debe existir un espíritu de cuerpo comunitario, en donde el afecto y el sentido de pertenencia son los pilares fundamentales de la comunidad.

Los individuos que componen esta Comunidad ya no pueden oponer intereses o “derechos” individuales a la Comunidad, debido a que han cesado de ser personalidades individuales, y se han transformado en personalidades de comunidad. De esta manera el Nacional-socialismo descarta el individualismo y el derecho asociado a el. Se impone de esta manera un derecho comunitario, en donde los intereses de la Comunidad del Pueblo están por encima del individuo.

De esta manera se cumple la el concepto:

“El interés de la Comunidad esta sobre el interés individual”.
Siendo la Comunidad del Pueblo la base del poder político del Nacional-Socialismo, esta comunidad debe ser conducida y guiada por un Führer, transformándose esta comunidad en un sequito fiel y leal de su líder y conductor. Por lo tanto, el pueblo no se gobierna a si mismo, sino que es conducido y guiado por el Führer, de esta manera se descarta la democracia.

Si bien el poder de conducción del Führer es autónomo, personal, originario y autoritario, este no debe ser asimilado a un poder dictatorial, ya que el dictador –a diferencia del conductor- es una personalidad individualista, egoísta, ajena y exterior al pueblo, ya que no participa del espíritu de éste y se impone únicamente por la fuerza, ya sea de su voluntad o de las armas, y no por encarnar en el más alto grado el espíritu del pueblo o por tener la más alta conciencia del ordenamiento vital de éste. Por otra parte, en muchos casos las acciones y decisiones del dictador son contrarias al ordenamiento vital del pueblo en comunidad e inspiradas por concepciones netamente mercantilistas, egoístas e individualistas.

Al contrario, el Führer o Conductor, a parte de poseer una intima unión con el pueblo y encarnar en grado máximo el espíritu de este, es el que posee –a parte de sus cualidades morales, don de mando, porte y estilo- la más alta conciencia del ordenamiento vital del pueblo en comunidad. Esta alta conciencia comunitaria, es la que determina su intima unión con el pueblo y la confianza que este deposita en él, y le impide anteponer sus intereses individuales a los de la Comunidad.

Todas las decisiones y acciones del Führer van en directo beneficio de la comunidad o giran y se adhieren a ella. De no ser así cesaría de ser Führer o Conductor y se transformaría en un dictador, y quedaría inhabilitado automáticamente del derecho a ejercer la conducción de la comunidad.

En estricto rigor doctrinario, el Nacional-Socialismo no es una dictadura ni una democracia, el Nacional-Socialismo es una CONDUCCIÓN. El Führer conduce al pueblo, se adelanta a este y le muestra el camino a seguir. Toma todas sus decisiones y ejecuta todas sus acciones en beneficio del pueblo constituido en comunidad. Por esta razón, se concentran en las manos del Führer los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, transformándose el Estado en sus manos en un mero instrumento de la conducción, perdiendo su calidad de ente omnipotente que puede oponerse a la comunidad. Este Estado ya no esta para garantizar únicamente los derechos individuales en contra de la Comunidad, como sucede en un estado liberal, es sólo un instrumento al servicio del pueblo y existe únicamente para garantizar la vida, el desarrollo y la estabilidad de la Comunidad del Pueblo.

De esta forma el Nacional-Socialismo descarta el individualismo y el parlamentarismo por atentar ambos en contra de la conducción y de la integridad de la Comunidad del Pueblo.

¡Nacional-Socialismo! ¡Ni dictadura ni democracia! ¡Conducción!

MANS, ¡Siempre Adelante!
Published in: on julio 15, 2009 at 1:31 am  Comments (3)  

Juez Alfredo Pfeiffer

Aporte de E-NS
Estimados:
Ayer se le nego al señor Alfredo Pfeiffer conformar un puesto elevado en la justicia, llama la atención ya que este señor, no cree en el holocuento judío, y ha criticado a las películas donde se muestra a los Alemanes como los “malos” .
Cito: En los años 90, el juez estuvo al frente del juicio a unos militantes de un grupo armado de izquierda procesados por secuestro, pero se retiró del caso tras admitir que los enjuiciados le provocaban sentimientos de “enemistad, odio y resentimiento”.

En una entrevista concedida al diario El Mercurio en 1994, que recordó hoy el rotativo electrónico El Mostrador, Pfeiffer expresó sus dudas respecto de cómo se mostraba en las películas el actuar del régimen nazi.”La verdad es que en ese tipo de películas (“La lista de Schindler”) siempre se exagera”, dijo Pfeiffer y agregó que tenía sus dudas sobre cómo habían ocurrido los hechos.

“No cree en el holocausto judío?, le preguntó entonces la periodista del Mercurio al juez, que contestó: “mire, tanto como no creer, no. Pero una cosa es cómo habrá sido realmente y otra la forma en que lo presentan”.
Enfatizó también que en las versiones que se dieron de ese episodio “se supone demasiado malos a los alemanes”. Esto demuestra que la Democracia esta conciente de cada paso que se da, y por lo tanto temerosa de personas que tienen algun conocimiento legal, hay que aprovecharse de ello y seguir con el ejemplo.
¡Ahora entendemos por qué fué vetada su nominación!
mas informacion:
http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=210298&id_seccion=5
Published in: on agosto 11, 2008 at 2:33 pm  Comments (1)  

Guerra Sicológica

Por muchos fueron conocidas en los años 80´ las operaciones de Guerra Sicológica realizadas por la entonces llamada CNI, para generar un estado generalizado de temor e incertidumbre en la población ante el fantasma de la amenaza subversiva marxista de aquella época. Esta era una forma de mantener permanentemente sometida a la población bajo el miedo, para controlarla mejor y para justificar la existencia del gobierno. Una de esas “operaciones” consistieron en volar torres de alta tensión, asalto de bancos y en algunas ocasiones la instalación de bombas en los mismos. Con esto no quiero decir que los grupos subversivos como el MIR o el MAPU no realizaran atentados o acciones criminales, sino que, cuando esos grupos entraban en “sueño”, era la inteligencia del gobierno la que encargaba de “despertar” al enemigo mediante estas acciones para mantener viva la “amenaza marxista-leninista”.

Si para el gobierno militar de Pinochet el “mal” y la “amenaza” estaba constituida por la izquierda y suS organizaciones criminales extremistas, para los gobiernos “Democráticos” de la Concertación el “mal” o la “amenaza” lo constituye hoy el mal llamado Neonazismo.

Una gran parte de los chilenos creíamos que estas sucias prácticas llamadas “operaciones sicológicas” eran parte del pasado, pero, lamentablemente para todos, estas prácticas se mantienen aun vivas al interior de los organismos de inteligencia del gobierno “democrático”. De esta manera, los que en un pasado no lejano se consideraban víctimas de la represión ideológica, pasaron, en plena democracia, a ser represores ideológicos y aplican hoy los mismos métodos y estrategias de los que fueron víctimas.

Al igual que la extinta C.N.I. (Central Nacional de inteligencia), el actual servicio de inteligencia del gobierno, la A.N.I., (Agencia Nacional de Inteligencia), aplica los mismos y cuestionados métodos de Guerra Sicológica del gobierno militar, con la diferencia que el “mal” no lo constituye la izquierda y sus grupos terroristas, sino que el “mal” y la “amenaza” de hoy lo constituye el Nacional-Socialismo o Nazismo.

Esto es fácil de comprobar al analizar la actitud del gobierno frente a los crímenes cometidos por miembros de organizaciones de izquierda como los punk, sharps o red skins. No persiguen o investigan a estas organizaciones cuando cometen crímenes o realizan actos delictivos. Solamente los punks ya llevan tres víctimas fatales a su haber y ni el gobierno, la prensa o los organismos de seguridad rasgan vestiduras por la existencia de estos grupos.

Tampoco sacan a relucir la “inspiración Ideológica” de los vándalos izquierdistas que destruyen los bienes públicos o privados y que sí actúan concientemente inspirados por ideologías disolventes, antipatrióticas y niveladoras. La autoridad desvía la atención calificando a estos grupos como “delincuentes” o “lumpen”, en vez de acusarlos de actuar inspirados por la ideología comunista o socialista.

Por otra parte, ha quedado claramente al descubierto la Operación de Guerra Sicológica que a nivel nacional realizaron miembros de Investigaciones de Chile, en coordinación con la A.N.I., para la cual necesitaron adquirir –con dinero de todos los chilenos- gran cantidad de casacas militares de vuelo, insignias y parches alusivos al nazismo, con los cuales se disfrazaron de neonazis y haciendo uso de sus armas de servicio y vehículos fiscales, realizaron acciones de amedrentamiento y hostigamiento, en todo el país, a los alumnos en movilización, a punks, sharps y homosexuales, para que lógicamente esas acciones fueran atribuidas a los nazis. Por su parte algunos medios de desinformación –actuando en concordancia con estos organismos- se prestaron para publicar espectaculares y jugosos titulares, que solo buscaron y lograron generar un artificial ambiente de temor en la población, la cual, ya sugestionada, aborrecerá y condenara al Nacional-Socialismo.

El mejor ejemplo de esto lo constituyó la operación sicológica realizada por Megavisión y los organismos de seguridad (A.N.I. e Investigaciones de Chile), en donde aparecen dos supuestos neonazis ataviaos de vistosas chaquetas militares de vuelo, pasamontañas, pantalones de mimetismo, un arma 9 mm y una serie de parches o insignias nazis. Pasemos a analizar punto por punto este burdo show psicológico de la Sinarquía:

1. Las chaquetas usadas por estos supuestos neonazis son nuevas, lo que demuestra su reciente adquisición.

2. Las insignias utilizadas por uno de ellos también son nuevas y curiosamente no están cosidas como, teniendo solamente unas puntadas. Siendo los mas burdo, que estas insignias estaban ridículamente concentradas en el sector del pecho de este individuo corresponde (en vez de estar colocadas en brazos, espalda y antebrazos), para que lógicamente fueran claramente filmadas por las cámaras de megavisión.

3. Los argumentos esgrimidos por este supuesto neonazi son los argumentos del sistema, y no tienen ninguna relación con los fundamentos de los verdaderos nacional-socialistas. Este personaje argumento lo que el sistema quiere que la gente escuche: odio, revancha, estupidez e incoherencia.

4. El lenguaje utilizado y las inflexiones de la voz, corresponden al personal entrenado por investigaciones o carabineros, al igual que el manejo del armamento y las posturas corporales adoptadas.

5. Estos supuestos neonazis no tenían ninguna idea de cómo se realiza el saludo hitlerista, es decir la forma de estirar el brazo y la mano, la altura del saludo y otras formas nacional-socialistas.

6. Por ultimo, un neonazi por muy entupido que sea, jamás aparecería armado y usando un pasamontañas, ya que sabría que una aparición pública como esta, solo lograría hacerle un gran daño al Nacional-Socialismo.

Usted se preguntara:

¿Para qué se busca enlodar la imagen del Nacional-Socialismo?

La respuesta es sencilla y a la vez compleja para el ciudadano común que ignora las claves necesarias para comprender el enfrentamiento entre las fuerzas de la materia representadas por la Sinarquía el Pueblo Elegido y las fuerzas de la Tradición, el Orden, la Disciplina, el Honor y el Espíritu, representadas por el Nacional-Socialismo. Las razones por las que la Sinarquía del Pueblo Elegido busca destruir la imagen del Nacional-Socialismo las podemos resumir en los siguientes puntos:

1. El Nacional-Socialismo ha sido la única doctrina moderna que se ha opuesto a las ambiciones de dominio mundial del Sionismo Internacional. Es la única doctrina que ha denunciado sus planes de destrucción y esclavitud, y por esta razón se ha convertido en el enemigo número uno de la Sinarquía del Pueblo Elegido. La cual se opone a que los hombres despierten del engaño y el control.

2. El Nacional-Socialismo es una doctrina espiritual que representa el último bastión de los principios de Orden, Honor, Tradición, Disciplina, Libertad y Patriotismo, en oposición a los principios, doctrinas y filosofías disolventes de la decadencia, que representadas por el Caos, la Decadencia, la Esclavitud (espiritual y material), la Inmoralidad y la exaltación de todo lo bajo y rastrero, encuentran su corolario en la Democracia, el Marxismo, el Socialismo Fabiano, el Anarquismo, el Internacionalismo, el Capitalismo, la Sociedad de Consumo, el Interés del dinero, la Homosexualidad y la Tolerancia.

3. Esta lucha enfrenta a dos fuerzas irreconciliables que históricamente se han enfrentado desde el principio de los tiempos, en una lucha sin tregua ni cuartel por la liberación del espíritu del hombre de las cadenas de la materia y de las doctrinas destructoras (ya mencionadas) propiciadas por el judaísmo Internacional, que solo busca esclavizar y pervertir a la humanidad para que esta se convierta en su rebaño, para lograr de esta forma destruir toda oposición estratégica y cumplir con su misión, bíblica e histórica, de gobernar y someter a toda la humanidad, según lo prometido por su Dios.

Por lo tanto, de la oposición estratégica histórica sostenida por el Nacional-Socialismo ante las fuerzas de la decadencia y la materia, se comprende la irracional respuesta de la Sinarquía del Pueblo Elegido ante cualquier avance o renacimiento de este. La mentira, la extorsión, el engaño y el asesinato, son armas que la Sinarquía del Pueblo Elegido no dudara en emplear para desprestigiar, silenciar y destruir no sólo al Nacional-Socialismo, sino que a todo movimiento nacional sano que se oponga a sus objetivos. Por esta razón las operaciones de Guerra Sicológica son solo uno de los métodos utilizados por la sinarquía para influenciar emocionalmente a las masas y a los dirigentes de estas, mediante argumentos, falsas informaciones y acciones que minen su moral u orienten su opinión. Su finalidad es conseguir que la actitud y conducta del adversario -en este caso de la opinión pública- favorezca el logro de los objetivos fijados, el cual en este caso, es el desprestigio del Movimiento Nacional-Socialista. De esta manera la opinión publica es confundida, engañada, manipulada y alineada tras los fines y objetivos de la Sinarquía del Pueblo Elegido.

Piensa, Despierta y Libérate.

SIEG! HEIL! ¡SIEMPRE ADELANTE!

Published in: on noviembre 23, 2007 at 1:44 pm  Comments (1)  

DESORDENES MARXISTAS

11 Septiembre
No es nada nuevo para los chilenos ver a través de la televisión o en forma directa los desmanes y desordenes producidos cada 11 de septiembre. En esta fecha podemos ver a grupos violentistas destruyendo bienes privados como automóviles, microbuses, kioscos, almacenes, que generalmente pertenecen a gente trabajadora y esforzada. A estos grupos no se les escapan los bienes públicos como señaletica vial, plazoletas, luminarias y paraderos.

La prensa y los políticos en su campaña de desinformación, quieren hacer creer a los chilenos que esto es producto de la acción de infiltrados o de lumpen en las manifestaciones. Estos deformadores de la realidad, se cuidan mucho de no vincular a estos grupos de gamberros nihilistas con las ideologías que los inspiran, a saber: MARXISMO, ANARQUISMO Y SOCIALISMO.

Estas ideologías son la que inspiran a estos grupos a organizarse para generar el caos, para actuar armados, no con palos o cadenas, sino con armamento automático de guerra, revólveres, pistolas y bombas. Los podemos ver actuando en forma sincronizada como una guerrilla urbana, uniformada y armada. Lo que demuestra que sí estamos ante una ASOCIACION ILICITA TERRORISTA que sí busca DESESTABILIZAR EL ESTADO e impulsar la LUCHA DE CLASES a través de la SUBVERSION ARMADA.

La prensa se cuido mucho de no resaltar las palabras del Senador Navarro, que en reiteradas ocasiones ha llamado a la REVOLUCION Y A LA SUBVERSION para “generar los cambios sociales necesarios”. Palabras que lógicamente no han alertado a nadie y han sido deliberadamente ignoradas.

Consecuencia clara del llamado anterior fue el ASESINATO POLITICO de un Cabo de Carabineros de Chile a manos de estos grupos, y las organizaciones de “Derechos Humanos” han guardado silencio y lógicamente la prensa ya ha empezado a distraer la atención vinculando a los autores de este asesinato con el narcotráfico, lo que es nada mas que desinformación y protección de estos grupos.

Ante estos hechos, no hemos visto al sociólogo Humberto Lagos hablando de estos grupos y advirtiendo a la comunidad de su peligro y de cómo los padres deben evitar que sus hijos caigan en estas “sectas marxistas”. Tampoco hemos visto a Belisario Velasco movilizar con premura a su INTELIGENCIA POLITICA (ANI) para investigar. Pero… ¡Claro! ¡Si ser marxista, socialista y anarquista, y además andar armado en las manifestaciones matando a carabineros, o asaltando a gente humilde o destruyendo bienes públicos y privados o destruyendo la fuente de trabajo de algunos chilenos no es motivo de preocupación ni alerta social! ¡Cómo podemos ser tan alarmistas ante estos “hechos aislados”!

La prensa y los políticos no rasgan vestiduras ante la INSPIRACION IDEOLOGICA de estos grupos, mas aún, tratan de atenuar estas acciones tildándolas de delictivas y evitando ver su verdadera inspiración. Han llegado tan lejos de negar la utilización –por parte de estos grupos- de armamento de guerra, siendo que expertos en armamento han afirmado lo contrario.

Pero si un pequeño grupo de NACIONAL-SOCIALISTAS cometen la “estupidez” de golpear a un delincuente, corretear a un homosexual o simplemente hacer valer el derecho de expresar sus ideas públicamente, la prensa judeosionista y los políticos entra en histeria neurótica y empiezan los reportajes que hablan del “HOLOCUENTO JUDIO” de las victimas y de lo “malos que son los nazis” .

Esta misma prensa judeosionista y nuestros despreciables políticos judaizados, han callado y ocultado los crímenes de los inspiradores de estos grupos, crímenes que en total suman 100 MILLONES de victimas asesinadas o muertas con una crueldad inimaginable. Hasta hoy en la CHINA COMUNISTA se continúa asesinando a ciudadanos tibetanos por motivos políticos y nuestros gobernantes firman tratados comerciales con estos asesinos sin decir palabra alguna.

Estos gamberros se pasean por las calles con sus estandartes y banderas con el símbolo del marxismo y el socialismo y NADIE RASGA VESTIDURAS o presenta un proyecto de ley para prohibir o penalizar a estos grupos. Nadie en América o Europa prohíbe la existencia de movimientos marxistas y la exposición de sus símbolos, nadie hace ceremonias o conferencias por los 100 millones de victimas del MARXISMO, nadie hace películas o ha erigido tribunales para juzgar a los responsables y ahorcarlos.

Claro que no, estos gamberros y sus doctrinas pertenecen al sistema, las cuales han sido concebidas en cenáculos sionistas para desestabilizar y diezmar a las naciones y así mantener el MIEDO Y LA ALERTA para manipular más fácilmente a su rebaño.

Nos temen y nos atacan porque estamos fuera de su control, por esto el doble estándar de la prensa y el sistema, ahí esta la razón por qué buscan prohibirnos y desprestigiarnos.

La prensa y los políticos son enemigos de la NACIONALIDAD y de la VERDAD, están en contra del PUEBLO solo sirven a sus egoístas intereses de partido o consorcio comercial y sacan dividendos políticos y econòmicos del caos y la desestabilización social. Por esto PROMUEBEN Y PROTEGEN A ESTOS GURPOS. Les son útiles y necesarios para poder manipular al pueblo, por esto NO LOS CENSURAN O PROHIBEN.

En vista de lo anterior no nos queda más que seguir ¡SIEMPRE ADELANTE! ¡SIN TEMOR!

¡PIENSA! ¡DIFUNDE! ¡ORIENTA!

¡NO TE RINDAS!

Published in: on septiembre 13, 2007 at 3:32 pm  Comments (1)  

¿Qué es el Nacional-Socialismo?

El Nacional-Socialismo es un movimiento político, que tiende a organizar y a unir bajo un solo ideal a todos los estamentos de nuestra sociedad, para constituir con ella una nueva Comunidad Popular, unida, coordinada y solidaria que este en condiciones de encauzar y dirigir, por medio de sus individuos de selección, los nuevos destinos políticos, sociales y económicos de la Nación.

El Nacional-Socialismo no es un movimiento al estilo de los partidos actuales. Su finalidad no consiste en pretender realizar un programa rígido y dogmático, como tampoco preocuparse únicamente que las masas entreguen su voto. Nos proponemos crear una nueva fuerza nacional de voluntad, pletórica de vida, en la cual cada compatriota se será un ejemplo de virtud, de moralidad y de altruismo. En donde el odio, el pesimismo y la lucha de clases serán reemplazados por un nuevo espíritu nacional, en donde la camaradería, el afecto, la coordinación y la colaboración social serán los cimientos de una nueva Comunidad del Pueblo. Esta comunidad no verá más al Estado como un fin en si mismo, para nosotros el estado no es más que un instrumento y un medio para la defensa y la conservación de la Comunidad Nacional. Esta comunidad que nos proponemos crear, late y existe en lo más profundo del alma nacional. Es lo que cada compatriota siempre ha anhelado desde lo más profundo de su espíritu. Solo los nacional-socialistas tenemos la voluntad, el deseo y la libertad de llevarlo a cabo, ya que no recibimos ordenes de los amos de este corrupto sistema. Los corruptos políticos y sus partidos no quieren que se logre la unidad nacional, a ellos solo les interesa que exista más división, más pobreza, más delincuencia y más degradación para justificar su parasitaria existencia y para cumplir los dictados del amo internacional que solo pretende dividir para reinar sobre las naciones.

El Nacional-Socialismo es un movimiento popular. Sí en el pueden tomar parte todos los elementos sanos de la nación, todos aquellos chilenos que sientan el deseo vehemente de encauzar por nuevas vías los destinos nacionales, todos aquellos en cuyo fondo arde el anhelo de levantar a la Patria de la postración, la miseria y la prostitución a la cual ha sido sometida. El pueblo de Chile, esa masa inmensa que sólo desea paz, trabajo, justicia y bienestar, constituye la base de nuestra organización y el fundamento de nuestra existencia. Todas las fuerzas creadoras de la nación, el obrero, el empleado, el estudiante, el escolar, el empresario y el profesional, tienen su lugar en nuestras filas para trabajar todos unidos en la reconstrucción de la nación y en la formación de una nueva Comunidad Nacional. En nuestra marcha impetuosa por la conquista del porvenir, irán estrechamente unidos los trabajadores manuales e intelectuales, el hombre de dinero y el trabajador, los cuales deben comprender que no son enemigos, sino camaradas en el camino de la construcción de la grandeza de la patria.

El Nacional-Socialismo es una fuerza moral. Los valores espirituales de la raza, la hombría, la rectitud de intención, la fe inquebrantable en los destinos de la Patria, en una palabra, todos esos dones morales con que la Providencia colmó a nuestra nacionalidad y que hoy parecen adormecidos, serán rehabilitados por nosotros y concentrados en un impulso potente, que restablecerá el prestigio nacional, traerá paz y tranquilidad a las conciencias y hará vibrar hasta las últimas fibras de la nación en un grandioso ritmo de trabajo, de orden, de disciplina y de justicia social. Restablecer en Chile el orgullo de raza, he ahí nuestra misión fundamental.

El Nacional-Socialismo es un movimiento nacionalista. Sí, ya que anteponemos sobre nuestros intereses individuales los intereses de la Comunidad, es decir, de la nación. Consideramos que el mantenimiento de un fuerte y sano nacionalismo es fundamental para salvaguardar a nuestra comunidad de los intentos del internacionalismo que busca destruir nuestras tradiciones, nuestros símbolos patrios, nuestra juventud, nuestras Fuerzas Armadas, nuestra memoria histórica y nuestro orgullo nacional. Todo ello para transformarnos en meros “ciudadanos del mundo” y objetos de explotación por parte del capital internacional y de las transnacionales. Esto no lo vamos a tolerar y ya verán como ajustaremos cuentas con todos los políticos de izquierdas y derechas que nos han traicionado y han vendido a la Patria a la voracidad del capitalismo usurero internaciona. Muchas cabezas rodaran por las escaleras de la Moneda y del Congreso Nacional.

El Nacional-Socialismo es un movimiento socialista. Sí, pero nuestro socialismo no tiene punto alguno de contacto con el socialismo marxista internacional, ni con ninguna de esas doctrinas utópicas, que hacen girar la grandeza y felicidad de los pueblos en torno exclusivamente al materialismo económico. El socialismo nacional-socialista no está fundado en la lucha de clases, sino que en la cooperación de los diversos grupos sociales; no está fundado en la contraposición innoble y hostil de aquellos que codician las riquezas y aquellos que las poseen, sino que en una íntima colaboración de todas las fuerzas creadoras de la nación, para obtener de ellas el máximo de rendimiento y coordinación en beneficio de la comunidad; no está fundado en el predominio de una clase, sino que en la elevación material y moral de toda una nación.
Somos socialistas en el sentido de que en todas las actividades nacionales deseamos que el concepto de lucro, de interés individual, sea reemplazado por el de “función social”. El individuo, dejará de pensar exclusivamente en su interés personal. Junto con laborar para sí, debe laborar y pensar también en el bien de la comunidad. En consecuencia los fundamentos del derecho serán modificados con miras a establecer la supremacía de la comunidad sobre el individuo. No pretendemos la nivelación sistemática de los individuos, pues ello, además de no ser posible dentro de las condiciones de la naturaleza humana, sería en extremo injusto y perjudicial para el desarrollo y progreso de la colectividad. Por el contrario, sólo la capacidad personal y los dotes naturales de lo individuos serán determinantes para escalar posiciones en la vida nacional.

El más capaz tiene derecho a surgir y a triunfar en la vida, y no sólo tiene el derecho a ello, sino que el deber de hacerlo. Cada individuo está en la obligación de poner al servicio de la comunidad sus fuerzas físicas e intelectuales, de desarrollarlas al máximo y transformarlas en una herramienta del progreso general. El hombre de Estado, el obrero, el industrial y el comerciante desempeñan cada uno en su respectiva actividad, una función social. Cada uno de ellos debe, por lo tanto, sentir y comprender el profundo y necesario alcance de su misión, y no considerarse deprimido o agobiado por ella. No es el puesto el que debe prestigiar al individuo, sino que es el individuo quien debe prestigiar el puesto. Lo esencial no es ser obrero, ser abogado o ser político, sino que saber ser obrero, saber ser abogado, saber ser político. Saber serlo y tener el orgullo de serlo.

La concepción nacional-socialista del Estado otorga a éste simplemente la categoría de instrumento y medio para garantizar la libertad y desarrollo de la comunidad nacional. Pero el estado como instrumento de la comunidad en las manos del conductor o guía de la nación, debe controlar y encauzar la iniciativa particular, con el objeto de hacerla rendir al máximo de eficiencia en beneficio del interés general; será este nuevo Estado quien suprimirá las degeneraciones y vilezas del capitalismo parasitario y reducirá el dinero a su sana función de instrumento de producción, intercambio y de progreso; es el Estado quien debe protección al que trabaja y asistencia al desvalido. El Estado, tal como nosotros lo concebimos, es el protector de la vida nacional en sus múltiples manifestaciones, ya sean éstas administrativas o económicas, intelectuales o afectivas.

El socialismo nacional-socialista se traduce, por lo tanto, en la concepción del Estado como un servidor e instrumento para la conservación de la comunidad. Es por ello que el corolario obligado de nuestra ética política es la disciplina. Siendo para nosotros “socialismo” sinónimo de orden, de selección, de renunciación del individuo en beneficio de la comunidad, no es posible concebir su realización sin una sólida disciplina. Disciplina espiritual más que física, disciplina de convicción y no de imposición. Disciplina que permita colocar a cada cual en el puesto que por su capacidad le corresponda, que permita impulsar al adinerado a desprenderse de parte de su haber en beneficio del compatriota menos afortunado, que permita coordinar todas las energías individuales de la nación, para hacerlas converger en un sólo impulso de prosperidad, de grandeza y de unión. El Nacional-Socialismo, por último, antes que los programas, considera a los hombres. Es necio pretender modificar las condiciones de existencia de un pueblo con la simple elaboración de programas doctrinarios. Esos programas, por más generosos y avanzados que sean, no lograrán salir del papel en que están escritos, si para cumplirlos no se cuenta con los elementos humanos necesarios. Tenemos, por cierto, un magnifico programa de concepciones políticas, sociales y económicas claras y definidas; pero no nos forjamos ilusiones acerca de la posibilidad de cumplir ese programa, si previamente no contamos con valientes compatriotas capaces de unirse a nuestras filas y que nos ayuden a llevarlo a la realidad. De aquí que junto con organizar en torno a nuestra ideología las fuerzas activas de la nación, nos dediquemos, también, desde un principio, a la tarea de seleccionar a los elementos humanos que, en la hora oportuna, habrán de hacer una realidad nuestras aspiraciones.

Chile, en los actuales momentos, más que programas, requiere de Hombres y Mujeres valientes. Requiere personalidades vigorosas y resueltas, aptas para la acción y con un claro y alto concepto de sus deberes para con la comunidad.

Esas personalidades existen en Chile, como existen en toda nación joven y fundamentalmente sana; por eso, sólo hay que destacarlas, despejando el ambiente del vaho de inmoralidad, pesimismo y desconcierto que hoy todo lo invade.

Es tiempo ya de que los hombres y mujeres de esta tierra se decidan a actuar. Es tiempo de que la audacia de los grupos de ineptos e inescrupulosos que hace varias décadas se disputan el gobierno del país, no continúen disponiendo a su antojo de los destinos de la Patria; es tiempo de que la añeja politiquería de círculos y partidos, ceda el paso a las nuevas fuerzas espirituales que surgirán incontenibles de norte a sur de la Patria. Sólo la unión disciplinada de esas fuerzas tendrá poder suficiente para poner atajo a la partitocracia que despedaza la nación; sólo ese haz espiritual, libre de compromisos, oportunismos y de prejuicios de clase, será capaz de detener la ola de anarquía que hoy nos inunda; sólo la unión férrea de los elementos más selectos de la raza, de aquellos que aún sienten bullir en sus venas la sangre heroica de nuestros antepasados, puede damos la fuerza necesaria para ahogar los postreros estertores de la reacción oligárquica y hacer morder el polvo al internacionalismo sionista.

Esa fuerza, ya lo hemos dicho, esta siendo constituida por el Movimiento de Acción Nacional-Socialista de Chile. En torno a nuestros ideales acudirán a agruparse todos los verdaderos chilenos, sin distinción de credos, de tendencias, ni de condición social. Todo el que en el fondo de su alma sienta aún vibrar la fibras del orgullo de la raza, todo el que aún crea en el glorioso destino de esta tierra, habrá de unirse a nosotros para trabajar bravamente y hombro contra hombro, por la reconstrucción y la liberación de nuestra amada Patria.

¡Tu apoyo es necesario!

Published in: on septiembre 8, 2007 at 1:34 am  Dejar un comentario