Genética

Censura “Democrática”

Como todos sabemos en democracia sólo se pueden decir “verdades” y pensar “ideas” que estén dentro de los parámetros o coordenadas mentales aceptadas por esta.

Para la democracia y sus paladines igualitarios, una Verdad no tiene cabida si esta contraviene sus antinaturales concepciones de la vida y amenaza con demostrar la falsedad de sus preceptos y en definitiva desengañar a las masas de la mentira igualitaria.

En la naturaleza la igualdad no existe. Tanto los hombres, los animales y las plantas no son iguales entre si. Existen grandes o pequeños, altos o bajos, flojos y laboriosos, inteligentes y tontos, capaces e incapaces. La igualdad en todas las esferas de la existencia humana, animal o vegetal NO EXISTE. Y como no existe la igualdad, tanto la democracia, como el liberalismo y el marxismo han sustentado todos sus sistemas filosóficos en base a una falacia que la ciencia ya se ha encargado de demostar.

Uno de los más grandes genetistas de nuestro tiempo, premio Nóbel, codescubridor del ADN, el señor James Watson, ha afirmado lo que todos suponíamos: que los negros son menos inteligentes que los blancos y que las razas no son iguales. Watson ha afirmado:

“Todas nuestras políticas sociales están basadas en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras todas las pruebas muestran que no es realmente así”

“No existe razón firme para aseverar que hayan evolucionado de manera idéntica las capacidades intelectuales de personas separadas geográficamente en su evolución. Para ello no bastará nuestro deseo de atribuir capacidades de raciocinio iguales, como si fueran una herencia universal de la humanidad”.

“El querer considerar un poder igual de la razón como una herencia común de la humanidad no basta para que sea así”,

Decir una verdad científica le ha costado muy caro a James Watson. Ha sufrido la ira de los grupos igualitaristas y de derechos civiles, como así también de algunos científicos que se esmeran en ocultar las evidencias que demuestran que entre y dentro de las razas la igualdad no existe.

También James Watson tuvo el valor de afirmar que una mujer debería tener derecho a abortar si los análisis preparto mostraban que su hijo iba a ser homosexual.

Ahora entendemos la censura “democrática” que sufrió el señor Watson el pasado 17 de octubre, al ser cancelado un acto que se iba a realizar en el Museo de Ciencias de Londres, en donde el tomaría la palabra para dar a conocer sus descubrimientos e ideas.

Esta es la tolerancia y la libertad de expresión democrática.

Heil! Señor Watson.

Anuncios
Published in: on octubre 19, 2007 at 2:02 pm  Comments (3)