5 de Septiembre, Masacre del Seguro Obrero

¡Camaradas Nacional-Socialistas!
Hoy 05 de Septiembre de 2009 se cumplen 71 años de la masacre de 60 jóvenes camaradas del Movimiento Nacional-Socialista de Chile en la torre de la Caja del Seguro Obrero, el 05 de Setiembre de 1938. Por una ironía de la historia, este histórico edificio se ha convertido en sede del ministerio de Justicia. Quizás, más que una ironía de la historia, este cambio sea en realidad una advertencia de la sinarquía, la cual, nos quiere dejar en claro, que los crímenes cometidos en contra de nosotros forman parte de la “justicia” que deben aplicar en contra de todos aquellos que intenten reorientar a la patria hacia su origen, e intenten libertarla de los nefastos designios de la Sinagoga de Satanás.

El asesinato físico de nuestros camaradas no fue suficiente, también fue necesario encadenar al espíritu y destruir los ideales. De esta forma ocultaron y tergiversaron los ideales Nacionalistas y Populares que inspiraron a esa heroica generación de chilenos, los cuales iluminados por sus convicciones y por un profundo amor a Chile dieron gustosamente sus vidas por nuestra patria, para liberarla y hacer de ella una gran nación.

En aquel lejano 5 de Septiembre de 1938, nuestros jóvenes camaradas, entre los cuales se contaban estudiantes, obreros y empleados, ocuparon los edificios del Seguro Obrero y la casa central de la Universidad de Chile, no para garantizar la limpieza de las elecciones, como unos oportunistas traidores nos quieren hacer creer, si no, con el único objetivo de acabar de una vez y para siempre con el putrefacto sistema sinárquico, y así iniciar una nueva era de orden, disciplina, justicia y honor. Era que elevaría a Chile –y con su ejemplo al resto de ibero América- a la cúspide de sus potencialidades, en perfecta convergencia con la estrategia ya iniciada y en avance del Nacional-Socialismo europeo, que culminaría con la total y definitiva liberación, tanto de oriente como de occidente, de las garras de las fuerzas la materia, con su consecuente y definitiva aniquilación.

Lamentablemente esta espléndida e histórica oportunidad fue truncada por las fuerzas de la oscuridad que enquistadas en el Ejército de Chile y la clase política, traicionaron e inflingieron un duro golpe al espíritu de la Patria, el cual, hasta el día de hoy aun no se repone.
Fue la orden: ““MATENLOS A TODOS””, emitida por el nefasto presidente de turno Arturo Alessandri Palma, la que sellaría para siempre el futuro de lo mejor de una generación y de una raza, que estuvo a un paso de libertar a Chile.

Para que aquella fatídica orden pudiera ser cumplida, era necesario que los camaradas amotinados en la Universidad de Chile se rindieran. Para lograrlo, las fuerzas de la oscuridad movilizaron al Regimiento Tacna, el cual, haciendo uso de sus baterías de artillería logro que los amotinados se rindieran, al ver estos la imposibilidad de enfrentarse ante armas de tal magnitud y fuerza destructiva. Los camaradas ya rendidos fueron paseados erráticamente con los brazos en alto por las calles del centro de santiago, hasta ser finalmente reunidos con sus camaradas que ocupaban el edificio de la caja del Seguro Obrero, frente al Palacio de la Moneda.

En ese lugar fueron repartidos en los distintos pisos del edificio, en donde fueron posteriormente fusilados y rematados con extraña inquina con sables y pistolas, siendo algunos arrojados por las escaleras para asegurar su muerte.

Esta acción innoble, deshonrosa y vil, fue llevada a cabo por las fuerzas de orden y seguridad de Carabineros de Chile, las cuales, faltando a toda virtud y honor militar, asesinaron a jóvenes chilenos rendidos y desarmados, siendo esta acción criminal y cobarde una macula perenne en el honor de dicha institución y en el espíritu de Chile.

¡Camaradas!
No debemos llorar a nuestros camaradas muertos y mucho menos sentir compasión por su trágico final. Por el contrario, debemos estar orgullosos y dichosos que su espíritu no fue doblegado, que se mantuvieron firmes y dignos hasta el final de sus vidas por su ideal, que no pidieron perdón y que miraron virilmente de frente a quienes cobardemente estaban segando sus vidas pero no su espíritu. Emulando de alguna manera a Don Jose Miguel Carrera, de quien habian tomado su bandera como símbolo de su movimiento.
Debemos estar orgullosos por que tuvieron la dicha de morir heroicamente por la defensa de su patria y de su ideal, el cual les estará eternamente agradecido.

¡Camaradas del Seguro Obrero! ¡Ustedes no están muertos!
¡Ustedes viven entre y dentro de nosotros!

La Patria les agradece su sacrificio y nosotros sus camaradas de hoy, les juramos que nunca serán olvidados, y si es necesario, seguiremos vuestro ejemplo de entrega y sacrificio en pos de nuestro Ideal.

¡Viva el Nacional-Socialismo!

¡Salud y Victoria a Chile!

Anuncios
Published in: on septiembre 5, 2009 at 2:38 am  Comments (3)  

AL PIE DE LA BANDERA

Víctor Domingo Silva.

¡CIUDADANOS!, ¿QUÉ NOS UNE EN ESTE INSTANTE?,
¿QUIÉN NOS LLAMA ENCENDIDAS LAS PUPILAS Y FRENÉTICAS LAS MANOS?,
¿A QUÉ VIENE ESE CLAMOR QUE EN EL AIRE SE DERRAMA Y RETUMBA EN EL CONFÍN?
NO ES EL TRUENO DEL CAÑÓN, NO ES EL CANTO DEL CLARÍN; ES EL ÉPICO ESTANDARTE,
ES LA ESPLÉNDIDA ORIFLAMA, ES EL PATRIO PABELLÓN, QUE HALLA EN CADA
CIUDADANO UN PALADÍN.

¡OH BANDERA!, LA QUERIDA, LA SIN MANCHA, LA PRIMERA ENTRE TODAS LAS QUE HE
VISTO. ¡CÓMO SIENTO RESONAR, NO EN MI OÍDO, SINO DENTRO DE MI ARDIENTE
CORAZÓN, TU MURMULLO, QUE ES ALERTA Y QUE ES ARRULLO, TU MURMULLO QUE ES
CONSEJO EN LA TERTULIA DEL HOGAR Y QUE EN MEDIO DE LAS BALAS ES RUGIDO DE
LEÓN¡

¡COMO SIENTO QUE FULGURA, CON QUÉ ARDORES, LA GLORIOSA CONJUNCIÓN DE TUS
COLORES, FLOR DE MAGIA HECHA DE FUEGO, DE HEROÍSMO Y DE IDEAL!
¡LA BANDERA!, LA SOÑAMOS INMORTAL CON SU BLANCO, CON SU ROJO Y CON SU AZUL
EN QUE DESCUELLA PERLA VIVA Y COLOSAL, ESA ESTRELLA ARRANCADA PARA ELLA, AL
OCÉANO DE LUZ DEL OCÉANO AUSTRAL.

LA HEMOS VISTO DESDE NIÑOS, LA QUEREMOS COMO AMAMOS A LA NOVIA, CON
SUPREMOS ARREBATOS, CON TERNURA, CON UNCIÓN.

¡TODO PASA!, VIENTO TRÁGICO Y SINIESTRO NOS USURPA LO QUE AMAMOS, LO QUE ES
NUESTRO; PADRE NOBLE, DULCE MADRE, TIBIO HOGAR.

SOMOS HUÉRFANOS; ERRAMOS, DOLOROSOS PEREGRINOS, POR INSÓLITOS CAMINOS Y
AL AZAR…

¡SOLO TU, BANDERA, QUEDAS; SOLO TU, QUE NUNCA MUERES, POR QUE TU ERES TODA
EL ALMA DE LA PATRIA, BAJO EL CIELO O SOBRE EL MAR!

¡LA BANDERA! ¿QUIEN OLVIDA QUE ELLA HA SIDO COMO UN HADA PARA NUESTRA EDAD
FLORIDA? ¿QUIEN AL VERLA QUE A PLENO AIRE SE LEVANTA, NO LA ADVIERTE COMO UN
ALMA ENAMORADA DE LA VIDA? ¿DE QUE TRÉMULA GARGANTA EN LOS GRANDES DÍAS
PATRIOS SE ESCAPO UNA NOTA SOLA A QUE NO HAYA RESPONDIDO COMO EL ECO MAS
SENTIDO, LA BANDERA QUE TREMOLA EN LO ALTO DEL MADERO CARCOMIDO DE LA
ESCUELA, DEL CUARTEL O DEL TORREÓN? ¿QUE MUCHACHO, ENTRE LA GRESCA
VOCINGLERA DE SEPTIEMBRE, MALAMENTE DISFRAZADO DE SOLDADO, NO HA JURADO
CONVERTIRSE EN HÉROE PATRIO Y DEFENDER DE SU BANDERA HASTA EL ULTIMO
JIRÓN?

¡OH BANDERA! ¡TRAPO SANTO!

HAY INGRATOS QUE TE NIEGAN, QUE SE BURLAN DEL ENCANTO EN QUE ENVUELVES Y
FASCINAS, QUE NO ENTIENDEN EL LENGUAJE DE TU RISA Y DE TU LLANTO.

MIENTRAS TANTO, YO SE BIEN QUE NO HAY NINGUNO QUE, NOSTÁLGICO, TE MIRE Y NO
TIEMBLE, Y NO SUSPIRE, Y NO LLORE EN TU HOMENAJE. YO SE BIEN QUE A MÁS DE UN
POBRE DESTERRADO, TODA EL ALMA EN UN SOLLOZO HAS ARRANCADO, CUAL SE
ARRANCA EL DURO HIERRO DE UNA HERIDA, CUANDO ERRANTE POR NACIONES
EXTRANJERAS CON SU FARDO DE DOLOR, HA OBSERVADO QUE ENTRE UN BOSQUE DE
BANDERAS SOLO FALTA LA QUE AMO TODA SU VIDA, ¡LA BANDERA TRICOLOR! ¡YO SE
BIEN LO QUE SE SIENTE CUANDO A SOLAS, DESDE UN BARCO MAR AFUERA, ENTRE LAS
OLAS, SE PERCIBE LA SILUETA DE UN PEÑÓN, Y SOBRE EL, A TODO VIENTO, LA BANDERA,
LA BANDERA QUE SALUDA CARIÑOSA, LA BANDERA QUE ES LA MADRE, QUE ES LA
ESPOSA, EL HOGAR, LA PATRIA ENTERA QUE VA OCULTA EN NUESTRO PROPIO CORAZÓN!

YO NO SE CUANDO ES MAS GRANDE LA BANDERA: SI EN EL CAMPO DE BATALLA,
INFLAMADA POR RELÁMPAGOS DE CÓLERA GUERRERA Y DESHECHA POR EL PLOMO Y LA
METRALLA, O EN EL ALTO TIJERAL DE UN EDIFICIO QUE LEVANTA EN PLENA URBE SU
ARMAZÓN, Y DONDE ES COMO UN HERALDO DE ALEGRÍA, POR QUE NO SE HA
CONSUMADO EL SACRIFICIO DEL QUE RIGE, CON HEROICA BIZARRÍA, EL COMPÁS DE SU
MARTILLO POR EL RITMO DEL PULMÓN.

SOLO SE QUE PARA ELLA ES SIEMPRE EL MISMO CUALQUIER GESTO DE HEROÍSMO; QUE
ELLA CUBRE CON LA MISMA MAJESTAD A UNOS Y OTROS… ¡LA BANDERA ES MADRE, ES
HEMBRA! SI EN MEDIO DE LOS VIVOS A MENUDO EL ODIO SIEMBRA, POR ENCIMA DE LOS
MUERTOS, SOLO ARROJA LA PIEDAD.

¡CIUDADANOS!
¡QUE NO SEA LA BANDERA EN NUESTRAS MANOS NI UN RIDÍCULO JUGUETE, NI UNA
ENTUPIDA AMENAZA, NI UN HIPÓCRITA FETICHE, NI UNA INSIGNIA BALADÍ!

VENEREMOS LA BANDERA COMO UN SIGNO DIVINO DE LA RAZA: ADORÉMOSLA CON
ANSIA, CON PASIÓN, CON FRENESÍ; Y NO ATAJE NUESTRO PASO, MINA, FOSO, NI
TRINCHERA, CUANDO OIGAMOS QUE NOS GRITA LA BANDERA:
“¡HIJOS MÍOS!,
¡DEFENDEDME!, ¡ESTOY AQUÍ!”.

Published in: on septiembre 10, 2008 at 8:46 pm  Dejar un comentario