"YO CREO"

“YO CREO”… frase que en incontables ocasiones hemos escuchado de boca de muchos camaradas y simpatizantes. Ese “YO CREO” involucra creer en nuestras ideas, posturas, afirmaciones e ideales. Lamentablemente ese “Yo creo” no pasa más allá de esa acción de creer, cual letanía de un credo religioso que se repite constantemente sin el fuego interno de una verdadera convicción. “Yo creo en esto o en aquello”, manifiestan muchos camaradas, inclusive enumerando una larga lista de creencias respecto al NS.
Lo que la realidad de hoy nos exige no son creencias, sino mas bien CONVICCIONES. Convicción de que hay que actuar, de que hay que “hacer algo”, de que HAY QUE LUCHAR.

El verdadero nacional-socialista nunca debe decir “YO CREO”.
El verdadero nacional-socialista debe gritar “¡YO LUCHO!” POR MI PATRIA, POR MI FAMILIA, POR MI RAZA Y POR MI IDEAL.

NO QUEREMOS MAS “CREYENTES”, LO QUE EL NACIONAL-SOCIALISMO NECESITA SON LUCHADORES, HOMBRES DE ACCIÓN QUE NO SE OCULTEN Y AMILANEN ANTE EL PRIMER ESTRUENDO DEL ATAQUE ENEMIGO.

“Siempre hay personas que destacan como luchadores realmente activos y se espera mas de ellas que de los millones de camaradas nacionales de la población general. A ellos sencillamente no les basta comprometerse con un “¡Yo creo!”. Ellos afirman “¡YO LUCHO!”

ADOLFO HITLER

¡ESTE ES EL ESPIRITU QUE DEBE
ANIMAR A TODO NACIONAL-SOCIALISTA!
Published in: on octubre 14, 2009 at 2:48 pm  Comments (1)  

Cleaning our Symbol

The affective and abstract value associated to a symbol, is given by its meaning itself, as well as the attributed connotation of it through out the time. Here, the International Zionism, has developed a “conditioning work” in which, “the swastika” has been always exposed associated to genocide, murders, caricaturized SS officers with psychopathic dashes and every expression of human decadency represented by the prototypic image popularized by the Hollywood Industry.

The only way to revert this conditioning process, technically known as “classic excitant conditioning” in the scope of the experimental analysis, is through a scientific process of conduct modification as efficient as that used by the enemy. First it is necessary to understand its fundaments and the mechanic we are going to follow, if we want that the symbol of the National Socialism finally invoke in a spontaneous way the high values that it represents.

The conditioning process through which the swastika has acquire its negative connotation for the masses, consisted in the association of the symbol to sceneries that incited, in apprehended or innate ways, aversive emotions of fear and horror: darken images of death and human suffering as those fomented by the holocaust forgery, in which the symbol is held by an officer of murderous expression and dashes, while famished children and women die under his insensitive boot, for instance.
Consequently, the symbol become a predictive signal of death and mental insanity and therefore, produces an automatic defensive reaction when it is exposed.
Regarding this well-worked manipulation of the behavior, there is just one way in the scope of the experimental behavior analysis to nullify this fatidic apprehension, and to recover the real value of our symbol: it is called “the counter-conditioning process”.
Before explaining the procedure, it is necessary to make a careful rejection to the alternative of “hiding” the swastika till a new comprehension of it become possible. It has to be studied case by case.
When a symbol has acquired a certain value by its continuous exposure in association to aversive and negative emotions, the non exposure does not dismantle the former apprehension, mostly when this association has been systematically reinforced through the mass media.
Accordingly, the proposed method to make the common people to recover the true sense of the swastika consists in to expose the aversively conditioned stimulation (the swastika associated to genocide and psychological diseases) to a new non-conditioned stimulation, but, this time, desirable. (1)
This process of counter-conditioning pursues to counteract the stimulation previously associated to an aversive context, associating it to a new context, this time desirable, positive and constructive, for example to young men working for their community; or to key words that represents national socialist values universally recognized by the non Jewish people, such as the family, the love to the mother country, the tradition, the honor, the loyalty, the order and the discipline.
The task however is hard, because it is demonstrated that the numbers of expositions to produce the counter-conditioning must be much larger when the symbol has been associate to an aversive context previously. Put it in simple words, it is harder to stop thinking that something that was associated to evil before can be associated to positive values now than vice versa.
This is owed to the human motivational systems have been selected in a way that the tendency of keeping distance from a risk is stronger than that of approaching to an appetitive stimulation.
Comrades, for this reason we have to discard the option of hiding or suppress our symbol from our activities and diffusions, because hiding it without defending it, only produces that the conditioning from the enemy become more and more efficient and irretrievable its original meaning.
The only way to “clean” the swastika is showing it associated to those values that sustain our doctrine. It is time to confront the Zionist strategy and to work for an intelligent, brave and proud propaganda.
We must work to achieve the swastika take a positive place in the mind of our countryman, and we have to do it with determination, perseverance and willingness. To hide the symbol would mean to be accomplice and to be collaborating to de enemy. The same thing if we dirty our cross with unworthy, stupid and immoral actions.

UNITY IN THE COMMAND AND DOCTRINE IS THE SUCCESS’ KEY!

(1) A Stimulation is aversive when it produces as automatic answer the tendency of getting ahead of it or to avoid it. But a stimulation is appetitive when it induces as an automatic answer the tendency of approaching to it and normally it is associated to the evocation of positive emotions.

MANS, always going forth!

Versión en español:
http://manschile.blogspot.com/search/label/PSICO-POLITICA
Published in: on junio 22, 2009 at 11:56 pm  Dejar un comentario  

¡Nacional-Socialistas!

Tengan presente:
0.1.- El Nacional-Socialismo no debe ceder principios ideológicos a cambio de nada, no debe ir contra sus principios, de sus símbolos, de su estilo, para agradar a las masas.
0.2.- El respeto a las leyes de la Naturaleza es el autentico centro de nuestra visión del mundo. El judeo-cristianismo y las utopías morales tarde o temprano contradicen y se enfrentan con el Nacional-Socialismo por su igualitarismo antirracista y su oposición a la naturaleza.
0.3.- La idea de comunidad y unidad Aria, debe ser la respuesta nacional-socialista al mundialismo internacionalista e igualitario actual.
0.4.- No traicionar el principio racial y socialista por nada, ni quedarse anclado en las ideas pasadas y reaccionarias.
Camaradas, debéis entender que:
0.1.- Darse por vencido, es algo que un verdadero nacional-socialista, por naturaleza y definición es incapaz de hacer; ya que la Voluntad de Lucha – el elixir del Nacionalsocialismo – está en la medula de su ser. Sin ella no sería un nacional-socialista, si no, un eunuco espiritual sin vida.
0.2.- Los métodos y medios, no obstante, ser opcionales y variables, deben estar en armonía con los principios básicos y en consecuencia, con sus fines últimos.
0.3.- El verdadero fin del Nacional-Socialismo, no es una mejora del Estado, sino, una revolución en la mentalidad de hombres y mujeres.
0.4.- El poder tiene que ser obtenido por medio del Nacional-Socialismo como única herramienta. De otro modo, la gran y amarga ironía, es que, cuanto más rápidamente nos aproxima el pacto al poder, mas lejos nos deja de los objetivos originales.
0.5.- El Nacional-Socialismo no es algo parecido a la llamada “derecha”, ya que esta sofoca las implicaciones supranacionales y Pan-Arias del NS.
0.6.- Tampoco es algo próximo a la “izquierda” del viejo orden, ya que esta distorsiona las ideas sobre justicia social e igualdad económica.
0.7.- Un Verdadero nacional socialista debe estar EN CONTRA de la moda y costumbres actuales. De esos desaliñados “jeans”, uniforme actual de la generación democrática, de esos largos y piojosos cabellos de la chusma de golfos de la generación “moderna”, y de ese ruido infernal conocido por ” tecno-rock-pop-rap”, que es una autentica emanación del multirracismo.
0.8.- Se debe tener claro que el Orden sobre el Caos – que es la medula de nuestra doctrina- es el secreto del universo, y que todas estas variaciones del “arte” y “música” de la jungla son, por tanto, concesiones al caos y contrarias a nuestra ideología.

Heil Hitler!

MANS, ¡Siempre Adelante!
Published in: on abril 28, 2009 at 3:03 pm  Comments (1)  

Juez Alfredo Pfeiffer

Aporte de E-NS
Estimados:
Ayer se le nego al señor Alfredo Pfeiffer conformar un puesto elevado en la justicia, llama la atención ya que este señor, no cree en el holocuento judío, y ha criticado a las películas donde se muestra a los Alemanes como los “malos” .
Cito: En los años 90, el juez estuvo al frente del juicio a unos militantes de un grupo armado de izquierda procesados por secuestro, pero se retiró del caso tras admitir que los enjuiciados le provocaban sentimientos de “enemistad, odio y resentimiento”.

En una entrevista concedida al diario El Mercurio en 1994, que recordó hoy el rotativo electrónico El Mostrador, Pfeiffer expresó sus dudas respecto de cómo se mostraba en las películas el actuar del régimen nazi.”La verdad es que en ese tipo de películas (“La lista de Schindler”) siempre se exagera”, dijo Pfeiffer y agregó que tenía sus dudas sobre cómo habían ocurrido los hechos.

“No cree en el holocausto judío?, le preguntó entonces la periodista del Mercurio al juez, que contestó: “mire, tanto como no creer, no. Pero una cosa es cómo habrá sido realmente y otra la forma en que lo presentan”.
Enfatizó también que en las versiones que se dieron de ese episodio “se supone demasiado malos a los alemanes”. Esto demuestra que la Democracia esta conciente de cada paso que se da, y por lo tanto temerosa de personas que tienen algun conocimiento legal, hay que aprovecharse de ello y seguir con el ejemplo.
¡Ahora entendemos por qué fué vetada su nominación!
mas informacion:
http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=210298&id_seccion=5
Published in: on agosto 11, 2008 at 2:33 pm  Comments (1)  

La Importancia de la Formación Castrense para el Nacional-Socialismo

Por Oberstürmführer
La instrucción castrense, junto con la instrucción física e intelectual, son los cimientos fundamentales en la formación de todo nacional-socialista. La instrucción y la jerarquía castrense son imprescindibles para la correcta formación de los camaradas y para la adecuada marcha y desarrollo del Movimiento Nacional-Socialista.

Cuando hablo de “instrucción castrense”, me refiero a aquellas instrucciones orientadas a disciplinar, templar y a fortalecer tanto el cuerpo como el espíritu. Un ejemplo de estas instrucciones lo son las Formas Militares (formaciones, saludos, giros, etc.), la orientación, las marchas, los ejercicios físicos, los pasos de obstáculos y las planificaciones. Hay que dejar en claro que en esta instrucción castrense se descarta en forma absoluta el uso de armas de fuego y la enseñanza de su manejo.

Lamentablemente muchos camaradas –equivocadamente- reniegan de la instrucción castrense, restándole su valor formativo, debido a la desviación de la cual son victimas por parte de la propaganda del sistema; la cual les hace creer que la disciplina, la uniformidad y la jerarquía son enemigas de la “conciencia” y de la individualidad.

Otros afirman que el Nacional-Socialismo no es militarista y que estamos “en otros tiempos”, afirmando que la lucha se debe enfrentar sin organización, por el peligro de “ser infiltrados”. Los más prácticos reducen al Nacional-Socialismo a una doctrina política más dentro de las otras, desvinculándolo de su esencia castrense, de su jerarquía y de su mística. Igual situación ocurre con los “Hitleristas Esotericos” que ven en el nacional-socialismo una especie de iglesia o pseudo religión. (1)

Pero la importancia que tiene la instrucción y la organización castrense para el Nacional-Socialismo fue y será fundamental; ya que sin ellas los grandes logros del NSDAP en tiempos de paz y de las SS en tiempos de guerra, hubiesen sido imposibles de realizar sino hubiesen contado con una monolítica disciplina y una estricta formación y jerarquía militar.

No debemos olvidar que desde sus inicios NSDAP adopto el mando y la jerarquía militar como base de su organización; en donde las votaciones por mayoría o las deliberaciones colectivas no existían en ninguna de de las organizaciones del partido.

El hecho de haber adoptado el mando y la jerarquía militar, tiene una estrecha relación con el concepto nacional-socialista del respeto de la Personalidad y la consiguiente autoridad vertical.

Tampoco debemos relegar que tanto el Adolf Hitler, Max Aman, Rudolf Hess, Himmler, Heydrich, y casi la gran mayoría de los dirigentes del partido, fueron soldados o recibieron instrucción castrense. Alguien podrá objetar que recibieron instrucción castrense debido a la situación histórica que se vivía en Alemania y que por esa razón el NSDAP adoptó una organización castrense. En esto podrían tener algo de razón, pero no debemos desatender que la doctrina del Nacional-Socialismo se basa en las leyes de la naturaleza, y que estas leyes están en plena armonía con la jerarquía y la organización castrense. Sería ridículo, vergonzoso y poco doctrinario, plantear que el Nacional-Socialismo es igualitario, liberal, y parlamentarista, lo que sería una negación de su esencia y de su finalidad.

La instrucción castrense es y será para el Nacional-Socialismo un método extraordinario para forjar el carácter, templar el espíritu, fortalecer la disciplina, la camaradería, el espíritu de cuerpo, la voluntad y el espíritu de lucha. Solo a través de la instrucción castrense de los camaradas, de la jerarquización vertical de las unidades de combate nacional-socialistas, nuestras acciones serán eficaces, y nuestros objetivos serán alcanzados.

El caos, el desorden y la división son el sino del movimiento en la actualidad. Todo esto por la sencilla razón de que se carece absolutamente de disciplina, orden, espíritu de cuerpo, espíritu de lucha, unidad de mando y unidad de doctrina. Todo lo anterior por la ABSOLUTA carencia de una adecuada y estricta jerarquía NATURAL, como también, por la falta de una rígida DISCIPLINA y formación MILITAR.

Solo al contar con una UNIDAD DE HOMBRES, jerarquizados, disciplinados e instruidos dentro de la correcta doctrina del Nacional-Socialismo, terminaremos de una vez con los democráticos, timoratos, vacilantes, cómodos y contemplativos grupos o movimientos de tertulia o los llamados “nazis de salón” o “revolucionarios web” u “On line”.

¡Camaradas! No debemos nunca olvidar que el Orden sobre el Caos, es la médula de nuestra doctrina, y que sólo alcanzaremos el Orden a través de un estricto proceso de formación, enseñanza e instrucción castrense. Sólo con ella lograremos la Unidad de Mando y Doctrina tan ansiada y de que tanto carece el movimiento nacional-socialista actual.

Por lo tanto se hace urgente iniciar inmediatamente este proceso de reeducación, sin el cual el movimiento nacional-socialista esta condenado a desaparecer, o a ser presa de un proceso de descomposición o desviación de su esencia y de sus principios fundamentales. Por todo lo anterior el M.A.N.S. hace un llamado a todas las unidades o movimientos a iniciar este proceso de reeducación para asegurar la permanencia de nuestro movimiento, de nuestra raza y de nuestra nación.

Heil! Hitler!

Sieg! Heil!

¡No te rindas!

¡Siempre Adelante!

Published in: on diciembre 13, 2007 at 8:20 pm  Comments (9)  

Camaradas de la Pala

“Juventud en el Servicio”

Cartas e informes de estudiantes alemanes en el Servicio de Trabajo.


En el campamento de trabajo, una jornada cualquiera se desarrolla generalmente según las leyes de la vida mas elemental y primitiva. Allí las “bendiciones” de la ciudad y la civilización pierden, día a día, su rango de imprescindible necesidad. Sólo de lo elemental y primitivo podrá surgir una nueva cultura con raigambre popular. Y los portadores de la misma serán los campesinos, esos seres igualmente simples y naturales que, con su admirable sencillez, huyen de los falsos utilitarismos o las razones extrañas. En el campamento de trabajo se vive una auténtica existencia colectiva… de forma muy natural y sin demasiadas preocupaciones.

Sí el trabajo ha sido duro, te encuentras cansado, pero al mismo tiempo feliz y contento de haberlo realizado; y si ha resultado fácil, sonríes también con satisfacción. Por la mañana saltas con rapidez de la cama para entregarte con entusiasmo al agua fría. Más tarde, caminando en columna y marcando el paso, te diriges hacia tu labor cotidiana. A continuación desayunas con apetito canino y, durante los pocos minutos que duran las pausas en el trabajo, te tumbas bajo el sol a soñar un rato. Por la noche, y ante la puerta de tu barracón, conversas con los camaradas. Y, finalmente, después de cenar, te vas al catre. Así es la vida en estos lugares, simple y natural, todo transcurre entre el apetito y la satisfacción de haberlo saciado; entre el estar despierto y dormir, entre la nostalgia y la camaradería.

El trabajo es constante. Talamos árboles en el monte y cavamos los eriales para crear nuevos campos productibles o tierra destinada a los futuros bosques. Llenamos sacos de paja, zurcimos nuestra ropa y pavimentamos las calles de nuestro campamento. Transportamos maderos, piedras, hierros y baldes con agua. Construirnos un ferrocarril rural y barremos nuestros barracones. También limpiamos nuestras botas y fregamos los platos. Cargamos carros de arena, sacamos agua con bombas adecuadas y cortamos la hierba de los campos. Estos últimos días hemos tenido que arrastrarnos por el barro como los soldados, ensuciándonos considerablemente nuestros atuendos. Aserramos madera, hacemos de pica-pedreros y recogemos los papeles esparcidos ante los barracones. Además, escribimos cartas, escuchamos conferencias y leemos por la noche cuando el sueño aún no es suficiente. Todo esto representa nuestro quehacer diario.

Los trabajos que ejercemos, aunque diferentes entre sí, todos son iguales en importancia. ¿Por qué?, me preguntas… Nosotros no llamamos a nuestra labor «trabajo», sino «servicio».

Por la noche nos reunimos ante nuestros barracones, para narrar ciertas cosas de nuestros hogares o comentar algunas anécdotas que hemos vivido. A veces renegamos de acciones que cometimos en tiempos pasados, y otras, sentimos cierta nostalgia tras las palabras de algún compañero. Por la mañana viajamos apretados en el camión que nos lleva hasta el trabajo; y por la noche, dormimos 16 personas en cada habitación. Somos camaradas inseparables. En conjunto formamos lo que se llama la Gran Alemania. Por ejemplo, yo, que soy bachiller, he transportado hoy vigas junto con el tornero de Dortmund. Hemos estado ambos tumbados al sol, y nuestra amistad ha crecido tanto que, incluso, me ha enseñado las cartas de su novia. El hijo del director B. ha fregado el suelo del barracón y, junto con el mozo de la panadería, ha pelado patatas y ha recogido papeles. Aquí convivimos en franca camaradería labradores, estudiantes a punto de doctorarse, parados del sector industrial, bachilleres, camareros, hijos de “gente bien”, torneros, pintores y operarios de fábrica. En los campamentos de trabajo los jóvenes de la “Deutschen Mannschaf” se forman en las bases del verdadero socialismo. Allí nadie es mejor o peor que su compañero. Todos son considerados por un igual.

El que sabe más, tiene más voluntad o capacidad de asimilación, puede llegar a ser jefe de los demás. Y si los otros son buenos camaradas o gente honrada, no tendrán inconveniente en seguirle y obedecerle. Sin embargo, los derechos y obligaciones son, en esencia, siempre iguales para todos, Esto es, en verdad, el auténtico socialismo. El dinero, la forma de vestir o el origen de una persona no deben convertirle automáticamente en jefe, sino el propio mérito personal. El nuevo socialismo del pueblo alemán sólo podrá surgir de una vida elemental y primitiva. Es un socialismo de deberes y de sacrificios. Un socialismo para los hijos, de burgueses y proletarios que, a través de este sistema, se convertirán en trabajadores y soldados alemanes. Si no renunciamos al odio y la envidia, a la arrogancia y la comodidad, al lujo y al refinamiento en todas las cosas de la vida diaria, este ideal no podrá convertirse jamás en realidad.

Los principios y fundamentos de este socialismo es lo mejor que se aprende en los campamentos dé trabajo, sitio ideal donde se reúnen los jóvenes de la nación. De ellos depende, en forma absoluta, el destino del Reich. La juventud lo ha presentido y realizado. Era el camino a recorrer para pasar del «Yo» al «Nosotros», de la libertad a la unión, del raciocinio a la fe.

Published in: on noviembre 20, 2007 at 2:31 pm  Comments (3)  

LA ORTODOXIA
(Texo tomado de la Conducta NS)

Mientras ADOLF HITLER estuvo en este mundo era muy fácil saber que era ideológicamente adecuado y que una desviación. Pero en la época actual han surgido muchos que se dicen NACIONALSOCIALISTAS (otros hitleristas) con ideas extrañas. Los camaradas que carecen de formación sólida pueden llegar a caer en las garras de estos delincuentes ideológicos traidores. Existe infinidad de corrientes no-ortodoxas y seria imposible enumerarlas a todas. Algunas de las mas difundidas son:

a) NO RACISMO:
“Vivimos en un país de mestizos, no nos conviene hablar de raza” o “El tema de racismo es muy relativo”: ¿Cuantas veces tenemos que soportar que pseudocamaradas nos arrojen esas estúpidas frasecitas cobardes? Para que no haya dudas: EL NACIONALSOCIALISMO ES RACISTA PORQUE ESE ES EL ORDEN NATURAL. Los que opinan que es un tema TABÚ por vivir aquí con personas racialmente híbridas padecen de una ceguera particularmente suicida. No se le puede dar la espalda a un problema por el hecho de que sea demasiado grave. Al contrario, debe ponerse mas energía en resolverlo.

“TODO MOVIMIENTO ESPIRITUAL POR VASTO Y COMPLETO QUE SEA SE BASA SIEMPRE EN MUY POCOS PENSAMIENTOS NUCLEARES, POR LO GENERAL NO MAS QUE UNO SOLO. LA FE EN LA HERENCIA Y RAZA ES LA BASE PRIMIGENIA DE LA COSMOVSIÓN NACIONALSOCIALISTA”.
ALFRED ROSEMBERG
QUIEN NO ES RACISTA NO ES NACIONALSOCIALISTA.

b) NACIONALISMO CONFESIONAL:
Consiste en mezclar la doctrina NS con la religión cristiana, ya sea en su versión católica como protestante. “Los judíos son una raza maldita por haber asesinado a Jesús” afirman. “Luchamos por la Patria y la Religión”. Ese no es el camino. Nuestra COSMOVISIÓN es profundamente RELIGIOSA en un sentido amplio. No podemos defender a ninguna confesión en particular. No es adecuado ni ortodoxo mezclar política con religión.

“AQUEL QUE PIENSA PODER LLEGAR POR EL ATAJO DE UNA ORGANIZACIÓN POLÍTICA, A UNA REFORMA RELIGIOSA MUESTRA SOLAMENTE QUE LE FALTA CUALQUIER CONOCIMIENTO DE LA EVOLUCIÓN DE LAS IDEAS RELIGIOSAS O INCLUSO DE LAS DOGMÁTICAS Y DE LA ACTUACIÓN POLÍTICA DEL CLERO. EN REALIDAD NO SE PUEDE SERVIR A DOS SEÑORES, SIENDO COMO YO CONSIDERO LA FUNDACIÓN O DESTRUCCIÓN DE UNA RELIGIÓN MUCHO MAS IMPORTANTE QUE LA FUNDACIÓN O DESTRUCCIÓN DE UN ESTADO, CUANTO MAS UN PARTIDO”

ADOLF HITLER

Durante el III Reich jamas se perjudico al cristianismo. Los que quemaban iglesias y asesinaban sacerdotes fueron siempre subversivos pro-judíos como los democráticos, anarquistas, marxistas, etc…. Sin embargo tampoco puede permitirse que, con el pretexto de la religión se fomenten conductas antinaturales ( anti nacionalsocialistas). El equilibrio entre libertad religiosa e independencia nacional fue establecido por el FÜHRER.
“EXIGIMOS LIBERTAD PARA TODAS LAS DENOMINACIONES RELIGIOSAS DENTRO DEL ESTADO MIENTRAS NO REPRESENTEN UN PELIGRO PARA ESTE Y NO MILITEN CONTRA LOS SENTIMIENTOS MORALES DE LA RAZA”

ADOLF HITLER

d)ESOTERISMO:
Quizás la más aberrante de las desviaciones que han surgido últimamente sea el “ESOTERISMO NACIONALSOCIALISTA”. Impulsado principalmente por chileno MIGUEL SERRANO , esta corriente afirma que existía un NACIONALSOCIALISMO “EXOTÉRICO” POLÍTICO para la masa ignorante y un NACIONALSOCIALISMO “ESOTÉRICO”, OCULTISTA* para los INICIADOS. Sin embargo, si buscamos en que se basan estos traidores solo encontraremos “indicios” muy poco fiables.

Aclaremos: EL ESOTERISMO es cualquiera de sus formas era repudiado por el NACIONALSOCIALISMO que es el hijo de la LUZ y de los BOSQUES. El secreto, la ocultación y las sombras son las armas y el medio en que se desarrolla el judío. La astrología, el Tarot, el Espiritismo, la Cábala, la Numero logia, etc… Son totalmente extrañas a nuestra COSMOVISIÓN.

No existe un “HITLERISMO ESOTÉRICO” No existe una “CÁBALA ARIA”.

Muy por el contrario nuestro movimiento, lejos de ser materialista es profundamente MÍSTICO y ESPIRITUAL. Toda nuestra sismología, nuestras fiestas, la estructura de nuestras reuniones nos remiten a la fuente de la ESPIRITUALIDAD europea, abierta, alegre, popular, masivamente poderosa. Los que confunden MÍSTICA NS con OCULTISMO muestran una fatídica desviación judaizante incompatible con la TRASCENDENTE POSTURA REVOLUCIONARIA de NUESTRA DOCTRINA.


*No hay nada más contradictorio que una doctrina “esotérica” supuestamente oculta, se puede adquirir en una librería, un kiosko o una feria persa. Esto es esoterismo puro. Cuando se le crítica esto a los esoteristas ns siempre responden cosas como estas: “si es cierto se pueden adquirir en cualquier parte, pero sólo los iniciados o los seres superiores pueden descifrar la “claves” contenidas el avatara” o “tu nunca comprenderás”.

Published in: on octubre 23, 2007 at 1:52 pm  Comments (1)  

¿Qué es el Nacional-Socialismo?

El Nacional-Socialismo es un movimiento político, que tiende a organizar y a unir bajo un solo ideal a todos los estamentos de nuestra sociedad, para constituir con ella una nueva Comunidad Popular, unida, coordinada y solidaria que este en condiciones de encauzar y dirigir, por medio de sus individuos de selección, los nuevos destinos políticos, sociales y económicos de la Nación.

El Nacional-Socialismo no es un movimiento al estilo de los partidos actuales. Su finalidad no consiste en pretender realizar un programa rígido y dogmático, como tampoco preocuparse únicamente que las masas entreguen su voto. Nos proponemos crear una nueva fuerza nacional de voluntad, pletórica de vida, en la cual cada compatriota se será un ejemplo de virtud, de moralidad y de altruismo. En donde el odio, el pesimismo y la lucha de clases serán reemplazados por un nuevo espíritu nacional, en donde la camaradería, el afecto, la coordinación y la colaboración social serán los cimientos de una nueva Comunidad del Pueblo. Esta comunidad no verá más al Estado como un fin en si mismo, para nosotros el estado no es más que un instrumento y un medio para la defensa y la conservación de la Comunidad Nacional. Esta comunidad que nos proponemos crear, late y existe en lo más profundo del alma nacional. Es lo que cada compatriota siempre ha anhelado desde lo más profundo de su espíritu. Solo los nacional-socialistas tenemos la voluntad, el deseo y la libertad de llevarlo a cabo, ya que no recibimos ordenes de los amos de este corrupto sistema. Los corruptos políticos y sus partidos no quieren que se logre la unidad nacional, a ellos solo les interesa que exista más división, más pobreza, más delincuencia y más degradación para justificar su parasitaria existencia y para cumplir los dictados del amo internacional que solo pretende dividir para reinar sobre las naciones.

El Nacional-Socialismo es un movimiento popular. Sí en el pueden tomar parte todos los elementos sanos de la nación, todos aquellos chilenos que sientan el deseo vehemente de encauzar por nuevas vías los destinos nacionales, todos aquellos en cuyo fondo arde el anhelo de levantar a la Patria de la postración, la miseria y la prostitución a la cual ha sido sometida. El pueblo de Chile, esa masa inmensa que sólo desea paz, trabajo, justicia y bienestar, constituye la base de nuestra organización y el fundamento de nuestra existencia. Todas las fuerzas creadoras de la nación, el obrero, el empleado, el estudiante, el escolar, el empresario y el profesional, tienen su lugar en nuestras filas para trabajar todos unidos en la reconstrucción de la nación y en la formación de una nueva Comunidad Nacional. En nuestra marcha impetuosa por la conquista del porvenir, irán estrechamente unidos los trabajadores manuales e intelectuales, el hombre de dinero y el trabajador, los cuales deben comprender que no son enemigos, sino camaradas en el camino de la construcción de la grandeza de la patria.

El Nacional-Socialismo es una fuerza moral. Los valores espirituales de la raza, la hombría, la rectitud de intención, la fe inquebrantable en los destinos de la Patria, en una palabra, todos esos dones morales con que la Providencia colmó a nuestra nacionalidad y que hoy parecen adormecidos, serán rehabilitados por nosotros y concentrados en un impulso potente, que restablecerá el prestigio nacional, traerá paz y tranquilidad a las conciencias y hará vibrar hasta las últimas fibras de la nación en un grandioso ritmo de trabajo, de orden, de disciplina y de justicia social. Restablecer en Chile el orgullo de raza, he ahí nuestra misión fundamental.

El Nacional-Socialismo es un movimiento nacionalista. Sí, ya que anteponemos sobre nuestros intereses individuales los intereses de la Comunidad, es decir, de la nación. Consideramos que el mantenimiento de un fuerte y sano nacionalismo es fundamental para salvaguardar a nuestra comunidad de los intentos del internacionalismo que busca destruir nuestras tradiciones, nuestros símbolos patrios, nuestra juventud, nuestras Fuerzas Armadas, nuestra memoria histórica y nuestro orgullo nacional. Todo ello para transformarnos en meros “ciudadanos del mundo” y objetos de explotación por parte del capital internacional y de las transnacionales. Esto no lo vamos a tolerar y ya verán como ajustaremos cuentas con todos los políticos de izquierdas y derechas que nos han traicionado y han vendido a la Patria a la voracidad del capitalismo usurero internaciona. Muchas cabezas rodaran por las escaleras de la Moneda y del Congreso Nacional.

El Nacional-Socialismo es un movimiento socialista. Sí, pero nuestro socialismo no tiene punto alguno de contacto con el socialismo marxista internacional, ni con ninguna de esas doctrinas utópicas, que hacen girar la grandeza y felicidad de los pueblos en torno exclusivamente al materialismo económico. El socialismo nacional-socialista no está fundado en la lucha de clases, sino que en la cooperación de los diversos grupos sociales; no está fundado en la contraposición innoble y hostil de aquellos que codician las riquezas y aquellos que las poseen, sino que en una íntima colaboración de todas las fuerzas creadoras de la nación, para obtener de ellas el máximo de rendimiento y coordinación en beneficio de la comunidad; no está fundado en el predominio de una clase, sino que en la elevación material y moral de toda una nación.
Somos socialistas en el sentido de que en todas las actividades nacionales deseamos que el concepto de lucro, de interés individual, sea reemplazado por el de “función social”. El individuo, dejará de pensar exclusivamente en su interés personal. Junto con laborar para sí, debe laborar y pensar también en el bien de la comunidad. En consecuencia los fundamentos del derecho serán modificados con miras a establecer la supremacía de la comunidad sobre el individuo. No pretendemos la nivelación sistemática de los individuos, pues ello, además de no ser posible dentro de las condiciones de la naturaleza humana, sería en extremo injusto y perjudicial para el desarrollo y progreso de la colectividad. Por el contrario, sólo la capacidad personal y los dotes naturales de lo individuos serán determinantes para escalar posiciones en la vida nacional.

El más capaz tiene derecho a surgir y a triunfar en la vida, y no sólo tiene el derecho a ello, sino que el deber de hacerlo. Cada individuo está en la obligación de poner al servicio de la comunidad sus fuerzas físicas e intelectuales, de desarrollarlas al máximo y transformarlas en una herramienta del progreso general. El hombre de Estado, el obrero, el industrial y el comerciante desempeñan cada uno en su respectiva actividad, una función social. Cada uno de ellos debe, por lo tanto, sentir y comprender el profundo y necesario alcance de su misión, y no considerarse deprimido o agobiado por ella. No es el puesto el que debe prestigiar al individuo, sino que es el individuo quien debe prestigiar el puesto. Lo esencial no es ser obrero, ser abogado o ser político, sino que saber ser obrero, saber ser abogado, saber ser político. Saber serlo y tener el orgullo de serlo.

La concepción nacional-socialista del Estado otorga a éste simplemente la categoría de instrumento y medio para garantizar la libertad y desarrollo de la comunidad nacional. Pero el estado como instrumento de la comunidad en las manos del conductor o guía de la nación, debe controlar y encauzar la iniciativa particular, con el objeto de hacerla rendir al máximo de eficiencia en beneficio del interés general; será este nuevo Estado quien suprimirá las degeneraciones y vilezas del capitalismo parasitario y reducirá el dinero a su sana función de instrumento de producción, intercambio y de progreso; es el Estado quien debe protección al que trabaja y asistencia al desvalido. El Estado, tal como nosotros lo concebimos, es el protector de la vida nacional en sus múltiples manifestaciones, ya sean éstas administrativas o económicas, intelectuales o afectivas.

El socialismo nacional-socialista se traduce, por lo tanto, en la concepción del Estado como un servidor e instrumento para la conservación de la comunidad. Es por ello que el corolario obligado de nuestra ética política es la disciplina. Siendo para nosotros “socialismo” sinónimo de orden, de selección, de renunciación del individuo en beneficio de la comunidad, no es posible concebir su realización sin una sólida disciplina. Disciplina espiritual más que física, disciplina de convicción y no de imposición. Disciplina que permita colocar a cada cual en el puesto que por su capacidad le corresponda, que permita impulsar al adinerado a desprenderse de parte de su haber en beneficio del compatriota menos afortunado, que permita coordinar todas las energías individuales de la nación, para hacerlas converger en un sólo impulso de prosperidad, de grandeza y de unión. El Nacional-Socialismo, por último, antes que los programas, considera a los hombres. Es necio pretender modificar las condiciones de existencia de un pueblo con la simple elaboración de programas doctrinarios. Esos programas, por más generosos y avanzados que sean, no lograrán salir del papel en que están escritos, si para cumplirlos no se cuenta con los elementos humanos necesarios. Tenemos, por cierto, un magnifico programa de concepciones políticas, sociales y económicas claras y definidas; pero no nos forjamos ilusiones acerca de la posibilidad de cumplir ese programa, si previamente no contamos con valientes compatriotas capaces de unirse a nuestras filas y que nos ayuden a llevarlo a la realidad. De aquí que junto con organizar en torno a nuestra ideología las fuerzas activas de la nación, nos dediquemos, también, desde un principio, a la tarea de seleccionar a los elementos humanos que, en la hora oportuna, habrán de hacer una realidad nuestras aspiraciones.

Chile, en los actuales momentos, más que programas, requiere de Hombres y Mujeres valientes. Requiere personalidades vigorosas y resueltas, aptas para la acción y con un claro y alto concepto de sus deberes para con la comunidad.

Esas personalidades existen en Chile, como existen en toda nación joven y fundamentalmente sana; por eso, sólo hay que destacarlas, despejando el ambiente del vaho de inmoralidad, pesimismo y desconcierto que hoy todo lo invade.

Es tiempo ya de que los hombres y mujeres de esta tierra se decidan a actuar. Es tiempo de que la audacia de los grupos de ineptos e inescrupulosos que hace varias décadas se disputan el gobierno del país, no continúen disponiendo a su antojo de los destinos de la Patria; es tiempo de que la añeja politiquería de círculos y partidos, ceda el paso a las nuevas fuerzas espirituales que surgirán incontenibles de norte a sur de la Patria. Sólo la unión disciplinada de esas fuerzas tendrá poder suficiente para poner atajo a la partitocracia que despedaza la nación; sólo ese haz espiritual, libre de compromisos, oportunismos y de prejuicios de clase, será capaz de detener la ola de anarquía que hoy nos inunda; sólo la unión férrea de los elementos más selectos de la raza, de aquellos que aún sienten bullir en sus venas la sangre heroica de nuestros antepasados, puede damos la fuerza necesaria para ahogar los postreros estertores de la reacción oligárquica y hacer morder el polvo al internacionalismo sionista.

Esa fuerza, ya lo hemos dicho, esta siendo constituida por el Movimiento de Acción Nacional-Socialista de Chile. En torno a nuestros ideales acudirán a agruparse todos los verdaderos chilenos, sin distinción de credos, de tendencias, ni de condición social. Todo el que en el fondo de su alma sienta aún vibrar la fibras del orgullo de la raza, todo el que aún crea en el glorioso destino de esta tierra, habrá de unirse a nosotros para trabajar bravamente y hombro contra hombro, por la reconstrucción y la liberación de nuestra amada Patria.

¡Tu apoyo es necesario!

Published in: on septiembre 8, 2007 at 1:34 am  Dejar un comentario